La modelo, relacionada con Toni Costa, también compartió: "Se vive mejor cuando perdonas y decides seguir adelante".
Anuncio

Ayer terminó un fin de semana movido para Toni Costa y Adamari López, tanto en lo profesional como en lo personal. Por un lado, ambos compitieron en prime time en las dos cadenas latinas más importantes de los Estados Unidos, Telemundo y Univisión. En lo personal, los paparazzi cada vez estrechan más el cerco alrededor del papá de Alaïa y su presunta nueva novia, Evelyn Beltrán, que ayer decidió dejar de esconderse y abrió sus redes de nuevo.

No solo eso: también mientras Adamari López deslumbraba a sus fans en Así se baila, Toni Costa aparecía en Nuestra Belleza Latina y la modelo mexicana no dudó en aplaudir al bailarín español en su propio feed, sin miedo a las reacciones. Por cierto, entre los pocos hashtags que la modelo sigue en Instagram se encuentra el de #ToniCosta y también sigue a Alaïa en sus redes.

Desde sus historias, la modelo lanzó durante las últimas horas varios mensajes contundentes que, dadas las circunstancias, abren un abanico de interpretaciones: "Siéntate y habla conmigo, verás que no soy todo lo que dicen", compartió.

Evelyn Beltrán
Credit: IG Evelyn Beltrán
Evelyn Beltrán
Credit: IG Evelyn Beltrán

"Admito que hace tiempo no sabía perdonar, pero ahora ya no le guardo rencor a nadie, ni siquiera a las personas que más me han herido, porque entendí que sus acciones tienen que ver más con sus propios vacíos que conmigo. Se vive mejor cuando perdonas y decides seguir adelante", añadió poco después.

Evelyn Beltrán

También quiso dejar claro cuál era el amor de su vida, por ello compartió una foto de su pequeño, tal y como tantas veces ha hecho Toni Costa en los últimos tiempos, cuándo avisó que la pequeña Alaïa era la encargada de llevar el timón de su vida.

Evelyn Beltrán hijo
Credit: IG Evelyn Beltrán

"Me encanta la nueva versión de mí, donde nada me afecta y pocas personas me importan", añadió a modo de confesión Evelyn Beltrán en un TikTok donde se alejaba caminando de espaldas al final del día.