El cáncer de mama que sufrió Lorena Meritano tuvo consecuencias en diferentes sentidos; debido a que tuvo repercusiones en su salud, su vida profesional y sus sueños personales.

Anuncio

El interés de Lorena Meritano por convertirse en madre la obligó a realizarse unos estudios en los que le detectaron que tenía cáncer de mama.

“En marzo hicimos los chequeos, porque íbamos a hacer un In Vitro”, explicó Meritano al programa mexicano de televisión Ventaneando (TV Azteca). “Me toqué, haciéndome un auto examen, y comenzó toda esta etapa de auto aprendizaje”.

Para la actriz, quien entonces estaba casado con Ernesto Calzadilla, también actor, fue una situación dolorosa e inesperada porque tenía muchos planes a futuro, incluyendo el de tener hijos.

“De estar por hacer una obra de teatro; enamorada, superenamorada; planeando un In Vitro y que de pronto te digan: ‘tienes cáncer'. Es una patada en la boca del estómago”, confesó. “No lo dramaticé; no lloré, grite. Se lo comuniqué a mi familia. Y a lo que me dediqué fue a hacerme todos los chequeos que tenía que hacerme para saber si había metástasis y demás”.

Lorena Meritano

La actriz mencionó que el cáncer ha estado presente en su familia, debido a que su madre lo padeció y su padre murió de este mal. Por lo tanto, su familia lo tomó con tranquilidad y le dio su apoyo. Así, la actriz comenzó el tratamiento.

“Primero cirugía. A los 15 días me extirpan dos tumores. A los 15 días me extirpan ya toda la mamá y todos los ganglios. Luego me toca ir con un oncólogo y me dicen que me tienen que dar muy duro porque mi cáncer es el más agresivo, grado cuatro fue. Y empezaron las quimioterapias y fueron 16”, explicó.

El proceso aparte de doloroso, le costó el término de su matrimonio.

“Fue muy duro, pero, bueno; aquí estoy gracias a Dios”, concluyó.