Clara Alvarado se ha quitado la careta de Dalí en la famosa serie española para ponerse la mascarilla y ayudar a los enfermos de Covid-19.

Anuncio

La triste realidad del coronavirus trae consigo noticias llenas de dolor cada día, pero dentro de la agonía también hay gestos bondadosos que devuelven la luz y la esperanza. Por ejemplo, el de Clara Alvarado, la actriz española protagonista de una de las series de más éxitos en estos momentos, La casa de papel.

La intérprete ha colgado su careta de Dalí en la famosa trama de Netflix para ponerse una mascarilla de hospital y ejercer la profesión que estudió antes de dedicarse a la actuación. Clara es enfermera y con motivo de esta crisis de salud mundial no se lo ha pensado dos veces y se ha ofrecido como voluntaria.

A través de su cuenta de Instagram, Clara ha mostrado las marcas de su cara después de horas en el hospital ayudando a enfermos del coronavirus. Un gesto que ha llegado al corazón de sus seguidores.

La joven de 29 años explicó a la agencia Europa Press que todo esto está siendo un “golpe de realidad”.  Por desgracia no es ficción, es una triste realidad que ha decidido enfrentar con valentía.

“Es muy diferente a cualquier cosa que haya vivido y , desde luego, no es ninguna película, no me tengo que imaginar nada”, ha expresado días antes de que se estrene la cuarta temporada de la exitosa serie. Clara asumió desde el principio que no se podía mirar hacia otro lado y dar la espalda a este problema, así que se puso su uniforme y manos a la obra.

noticias-1.jpg
Clara Alvarado

“Quería ir a un lugar donde pudiera ser útil… Al final encontré un lugar en el que poder desempeñar un buen papel y ayudar con un equipo sanitario detrás que te apoye”, continúa. Así ha sido. Otro de los muchos gestos de esta dura crisis que nos empuja a seguir creyendo y teniendo fe.