La actriz mexicana Anna Sobero —de Mi familia perfecta y El callejón de los milagros— confiesa que a sus 20 años fue víctima de tráfico humano.

By Lena Hansen
March 28, 2019 03:52 PM

La actriz mexicana Anna Sobero —famosa por sus papeles en series como Mi familia perfecta y Una Maid en Manhattan y la película El callejón de los milagros junto a María Rojo y Salma Hayek— hizo una desgarradora confesión. “Nunca pensé que mi sueño de ser modelo se convertiría en mi peor pesadilla”, dijo a Despierta América (Univision). “Fui víctima de tráfico humano”.

Todo sucedió a sus 20 años, relata la actriz, de hoy 46, cuando un cazatalentos le ofreció trabajo como modelo en Japón. “Es una organización, todo lo tienen fríamente calculado”, dijo Sobero sobre estos reclutadores de bellas mujeres vulnerables. “Aparte te hacen sentir como que si no lo aceptas, eres una tonta. Ellos en ningún momento te piden que vayas, ellos te dicen: ‘Aquí solamente aceptamos a las mejores'”. Al presentarse a un supuesto casting de modelaje junto a otras 20 chicas, escogieron solo a 4, recuerda. “Nos dijeron: ‘Van a llegar a Tokio que es la ciudad cosmopolita de Japón y ahí va a haber una persona que las va a recibir, que las va a llevar a la casa donde van a estar viviendo”, cuenta.

(Photo by Vallery Jean/FilmMagic)

Si bien hoy no creería esas promesas falsas, más de dos décadas atrás sí se dejó convencer. “A los 20 años, queriendo lograr tus sueños, te la crees”, admite. “La última indicación que nos dio la señora esta fue: ‘Cuando ustedes lleguen al aeropuerto de Tokio, ustedes tienen que decir que son turistas'”, recuerda. Viajaron a la ciudad de Chiba, a unas dos horas de Tokio en tren, y se llevaron una sorpresa al llegar. “Cuando llegamos era un mini departamento y por lo menos había ocho muchachas”, dice.

Luego le dijeron que no iba a trabajar de modelo, pero iba a un restaurante a trabajar de noche. “En cuanto llego al lugar me doy cuenta que es un karaoke bar y se trataba de acompañar al cliente a que tomara”, lamenta Sobero. Cuando ella cuestionó a la persona que la llevó a Tokio, diciendo que ella nunca había aceptado ser dama de compañía o trabajadora sexual, se burló y le dijo: ‘Ay, ¿en serio, de verdad tú crees que nada más te trajeron por tu linda cara?'”.

(Photo by Alexander Tamargo/Getty Images)

Sobero admite que temió por su vida al ver que uno de los clientes le acarició el brazo a una de las chicas que la acompañaba, de tan solo 17 años, y cuando ella lo empujó el hombre le dio un puñetazo en la cara. Afortunadamente logró escapar junto a otras chicas mientras la persona que las vigilaba dormía. “Salimos con muchísimo cuidado, que ya estaba amaneciendo”, recuerda de su huída en autobús y luego tren al aeropuerto. “Gracias a Dios logramos tomar el avión de regreso a México”, concluye.

 

 

 

 

 

 

Advertisement


EDIT POST