Talina Fernández abre su corazón y hace fuertes declaraciones sobre los problemas por los atraviesa su nieta Paula; la hija menor de su hija Mariana Levy.

Por Carolina Amézquita Pino
Diciembre 15, 2020
Anuncio

Las razones por las que Paula Fernández Levy dejó la casa de Talina Fernández habían sido muy confusas. Ahora, la conductora de televisión rompe el silencio y cuenta lo que realmente ocurrió con su nieta menor; incluyendo, el apoyo que le ha brindado.

“Traté de ayudarla. La llevé con el cardiólogo primero. Con el psiquiatra; le hicieron un encefalograma”, dio a conocer Talina Fernández en entrevista con Mara Patricia Castañeda. “Paula no se deja ayudar y, si puede, hace algo que te hace brincar el corazón”. 

Paula Levy
Credit: Instagram

La hija de Mariana Levy mencionó que su abuela la había corrido para luego retractarse. La presentadora reveló que “Paula se fue porque la regañé porque había metido a su novio a mi casa, a las cuatro de la mañana, y había dejado la puerta de la calle abierta, por enésima vez”. La chica no respetaba ninguna norma por muy simple que fuese.

Mariana Levy y Talina Fernández
Credit: Reforma via Newscom

“Me dijo ‘está visto que tú y yo no nos podemos llevar bien’. Y se fue”, relató. “Le puse tres reglas en la casa: 1. No mentir. 2. Estar localizable, vía WhatsApp o lo que sea. Y la tercera, ser puntual”.

 También desmintió que la joven se quedara sin hogar porque todos le han dado su respaldo como su hermana mayor, María, y Ana Bárbara, quien le mandó un boleto de avión para que fuera a su casa de Los Ángeles. 

“Nunca estuvo homeless. María, mi otra nieta, le dio acogida en su casa y le dijo ‘nada más nos tienes que cuidar por la pandemia Paula. Por favor no entres y salgas, vayas y vengas, te quedas aquí’. Y [Paula] se fue a una fiesta a Acapulco”, agregó. “El día que llegaba Paula, va Ana Bárbara al aeropuerto por ella y Paula no llega, pero tampoco le avisa”.

Talina Fernández confiesa que “amo profundamente” a Paula, pero “está muy desorientada, está muy lastimada. No se deja querer, no se deja abrazar. Está furiosa con la vida”.