Un veterano que consideró el suicidio tras perder todas sus extremidades en Afganistán encontró en el amor el incentivo para someterse a un doble transplante de brazos y poder sostener la mano de su novia el día de la boda.

Por Celeste Rodas de Juárez
Updated Noviembre 11, 2016
Anuncio
John Peck y Jessica Parker
Credit: John Peck

Hace seis años el sargento de los marines John Peck estaba sumido en una profunda depresión luego de haber perdido sus brazos y piernas a causa del estallido de un artefacto explosivo en Afganistán.

Un día, con la idea del suicidio en la cabeza, desde la habitación del hospital vio una tierna escena familiar entre otro soldado que había perdido las dos piernas, su hija y su esposa. Eso le hizo recuperar la esperanza y hasta el deseo de encontrar el amor.

A través de la página web de búsqueda de parejas Match.com comenzó a comunicarse con Jessica Parker, una joven estudiante que se sintió seducida por su gran sentido del humor.

“Se veía honesto y abierto, me intrigó bastante”, contó a People la chica de 29 años, que vive cerca del veterano, quien como muchos otros ha tenido que luchar para superar su situación.

John Peck
John Peck
Jessica Parker y John Peck
Jessica Parker y John Peck

Tras iniciar un romance y comprometerse, el amor se convirtió en un incentivo para que Peck se sometiera el pasado agosto a una delicada cirugía de 14 horas para recibir un doble transplante de brazos en el Brigham and Wome Hospital de Boston.

John Peck y Jessica Parker
John Peck y Jessica Parker
Jessica Parker y John Peck
Jessica Parker y John Peck
John Peck
John Peck
John Peck y Jessica Parker
John Peck y Jessica Parker

Su intención, contó, es poder casarse con su prometida dentro de un año cuando el proceso de recuperación del delicado transplante le permita usar bien sus brazos. Así podrá sostenerse sobre las prótesis de sus piernas y llevar a su novia al altar.

“No quiero usar una maldita silla de ruedas, quiero poder caminar hacia el altar con mis prótesis y tomar la mano de Jessica con la mía en el día más feliz de mi vida”, señaló.

El soldado de 31 años es uno de los dos veteranos de Estados Unidos, y de las 80 personas alrededor del mundo, a las que se les ha practicado este tipo de operación.

Precisamente este viernes se celebra el Día de los Veteranos en Estados Unidos.