En la edición de mayo PEOPLE EN ESPAÑOL te cuenta los caprichos de las divas, los romances secretos y la guerra de fieras que hay en los melodramas cuando las cámaras se apagan

Por People Staff
Updated Abril 01, 2010
Anuncio
PEOPLE EN ESPAÑOL

Cada vez que el público sigue una telenovela son muchas las historias de amor, odio y venganza que se viven en la pantalla chica, pero en muchas ocasiones cuando se apagan las cámaras y los personajes que protagonizan esos melodramas vuelven a la vida real surgen dramas similares y hasta salen a relucir las divas que piensan que el mundo es suyo.

Eso es lo que podrán ver nuestros lectores en la edición de mayo de PEOPLE EN ESPAÑOL, donde les ofrecemos un vistazo de todo lo que ocurre detrás de las cámaras en los sets de grabación de las telenovelas más populares del momento. Cuando las luces de los reflectores se apagan son muchas las lágrimas, peleas y hasta celos y caprichos que rondan la vida real.

En esta edición podrás enterarte de las exigencias que la actriz Aracely Arámbula impuso para protagonizar Corazón salvaje (Univisión) junto a Eduardo Yáñez, como la mayor causa de tensión en las grabaciones.

Fuentes cercanas revelaron que la Chule exigió trabajar sólo cuatro días a la semana, con un sueldo de $1 millón de dólares (suma que se dice dejó a la producción sin recursos para tener una mejor escenografía), un camerino donde la actriz tuviera una cómoda cama para descansar entre escenas y nada de entrevistas con la prensa.

“Todos tenemos días que son mejores o peores que otros”, dice Cristián de la Fuente, quien comparte pantalla con Arámbula e interpreta a Renato en la telenovela. “Lamentablemente mi amiga Aracely [es la más impuntual]”.

También te contamos la rumorada riña que existe entre los protagonistas de Hasta que el dinero nos separe, Itatí Cantoral y Pedro Fernández. “Como amigos no podría hablar”, se limita a decir su compañera en el set, Luz Elena González. “Pero tienen una buena relación laboral”.

Así pues que esta edición, que ya está a la venta, es como para alquilar balcón y ver las telenovelas que hay detrás de las telenovelas.