El sacerdote italiano Vincenzo Taraborelli lleva décadas trabajando como exorcista y comparte sus increíbles anécdotas. 

By Lena Hansen
November 02, 2016 04:11 PM
Franco Origlia/Getty Images

Vincenzo Taraborelli es un sacerdote italiano poco común. El religioso de 79 años lleva casi tres décadas trabajando como exorcista. Taraborelli comenzó a practicar exorcismos -el rito católico para liberar a una persona poseída por malos espíritus— de casualidad, cuando tuvo que ayudar a un compañero de la iglesia. Siguiendo las instrucciones de otro sacerdote, practicó su primer exorcismo, y desde entonces, ha realizado miles, convirtiéndose en uno de los exorcistas más famosos de Roma. 

Taraborelli trabaja en una pequeña habitación sin ventanas —y decorada con esculturas de ángeles— en su iglesia cerca del Vaticano y atiende hasta unas 30 personas por día. “Antes de hacer los exorcismos exhorto a la gente a ver a un psicólogo o a un psiquiatra, y les pido que me den su diagnóstico. Estoy en contacto con muchos psicólogos que envían a sus pacientes aquí”, dijo a BBC Mundo. 

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

Según el sacerdote, el caso más impresionante que le tocó fue el de una mujer casada a quien un hombre satanista sedujo y puso bajo su hechizo. “A medida que el rito avanzaba, empezó a sentirse peor, así que cuando le dije al demonio: ‘En el nombre de Jesús, te ordeno que te vayas’, empezó a vomitar pequeños alfileres de metal, cinco a la vez”, recuerda de este caso. “Aparte de los alfileres también vomitaba trenzas de pelo, pequeñas piedras, pedazos de madera…Suena como algo de otro mundo ¿no? Pero no, es de aquí mismo”. 

Al parecer los párrocos más jóvenes a veces tienen reservas de practicar estos impresionantes ritos por lo que la experiencia de exorcistas como Taborelli está cada vez más en demanda. 

Advertisement


EDIT POST