Revelan el significado de las misteriosas marcas corporales que lució Michael Phelps durante su participación del domingo en Río 2016.

Por Mayra Mangal
Updated Agosto 08, 2016
Anuncio
Credit: Julian Finney/Getty Images

El multilaureado nadador olímpico Michael Phelps causó gran impacto la noche de este domingo en la final de nado de relevos de 400 metros. Y no solo fue porque los fans esperaban que Phelps volviera a romper algun récord mundial o se llevara otra codiciada medalla, sino porque el atleta de 31 años lucía unas misteriosas marcas obscuras en el cuerpo.

Las numerosas marcas redondeadas fueron visibles en gran parte de su espalda y hombros, y parecían morados o golpes en el cuerpo. Sin embargo, no hay nada extraño detrás de ellas, pues según reportes de People, se trata del ancestral remedio de medicina alternativa conocido como “cupping”.

Las marcas se producen al calentar pequeñas copas de cristal y colocarlas inmediatamente sobre la piel para relajar los músculos, y sus rastros permanecen en el cuerpo por varios días, o hasta semanas, tras realizarse la curación.

El remedio se ha vuelto muy popular entre los representantes olímpicos de Estados Unidos. El capitán del equipo de gimnasia masculina, Chris Brooks, el gimnasta Alex Naddour y la nadadora Natalie Coughlin, figuran entre los que han mostrado marcas del remedio en sus atléticos cuerpos.

“Ese ha sido el secreto que he mantenido todo este año [y] que me ha mantenido saludable”, reveló Naddour, quien se ha dejado ver con las marcas en mensajes publicados en Instagram. “Es mejor que cualquier otro dinero que me he gastado en cualquier otra cosa”, aseguró el atleta a USA Today.

Famosas como Jennifer Aniston, Victoria Beckham y Gwyneth Paltrow, son fans del cupping y hasta se han dejado ver en alfombra rojas con las marcas.

Por su parte, Phelps no se ha pronunciado respecto a este remedio, pero a juzgar por su actuación de anoche, que le valió la medalla olímpica de oro número 19 de su carrera, y la número 23 en su medallero total como atleta olímpico, está más sano que nunca.