Por Tania Cháidez
Updated Noviembre 20, 2014
Anuncio
Credit: Carlos R. Alvarez/WireImage

La duquesa de Alba, la aristócrata con más títulos nobiliarios de Europa y una de las grandes fortunas de España, murió este jueves a los 88 años rodeada de sus familiares.

María del Rosario Cayetana Victoria Alfonsa Fitz-James Stuart y de Silva, duquesa de Alba y duquesa de Berwick, falleció en el Palacio de las Dueñas, en Sevilla, donde pasó sus últimas horas después de que fuera dada de alta del hospital tras padecer una neumonía.

Era la tercera mujer en dirigir la Casa de Alba, una de las de mayor abolengo en Europa con más de quinientos años de historia, luego de heredar el título a la muerte de su padre en 1953.

El alcalde de Sevilla, José Ignacio Zoido, anunció la noticia a través de un mensaje en su cuenta de Twitter.

“Siempre llevó a Sevilla en el corazón y por eso permanecerá para siempre en el corazón de Sevilla. Descanse en paz”, expresó en el tuit.

Conocida como la condesa rebelde, su coquetería y frecuente presencia en la prensa del corazón la había convertido en una reconocida figura pública que a menudo escapó de los convencionalismos, como probó su decisión de exponer obras de Pablo Picasso durante la dictadura de Francisco Franco o casarse a los 85 años con un hombre 24 años menor que ella.

Esa boda con el funcionario Alfonso Díez no contó con el beneplácito inicial de algunos de sus hijos, pero fiel a su veta rebelde la condesa siguió adelante con las nupcias. El que sería su tercer y último esposo se encontraba a su lado en el momento de su fallecimiento, según la prensa española.

Las suspicacias familiares generadas por ese matrimonio llevaron a que la duquesa repartiera en vida la mayor parte de su patrimonio, valorado en unos $3,700 millones.

Los restos de la duquesa de Alba ya se encuentran en el Ayuntamiento de Sevilla en donde ha sido instalada una capilla ardiente abierta al público.

El funeral será oficiado este viernes por Carlos Amigo, arzobispo emérito de Sevilla.

El cuerpo de la duquesa de Alba será incinerado. Parte de las cenizas serán colocadas en una capilla lateral en la iglesia del Cristo de los Gitanos, a cuya hermandad pertenecía la aristócrata, y el resto será depositado en el monumental panteón de la Casa Ducal de los Alba, en Loeches, Madrid.

REGÍSTRATE AQUÍ PARA RECIBIR NUESTRO BOLETÍN