La experta en tatuaje de cejas Piret Aava me dio las cejas de mis sueños.

By Pía Velasco
October 21, 2016 08:58 PM
People En Español

Desde que tengo 12 años me he sentido insegura de mis cejas. Gruesas y disparejas, siempre me costaba mucho mantener un look limpio y sofisticado. Mis primeros intentos con pinzas resultaron en un look parecido a las pinturas cubistas de Picasso con sus típicos rostros desfigurados. Luego decidí ir a un salón profesional para intentar que me depilaran con cera caliente, pero desafortunadamente las cejas delgadas seguían de moda y se pueden imaginar el desastre que resultó ser eso, sobre todo cuando intentaba aplicarme sombras de ojos al mismo tiempo. Sin embargo, poco a poco fui aprendiendo a cómo darles forma y aceptar que aunque se parezcan mucho las cejas son más como hermanas que como gemelas.

Una vez alguien me dijo que las cejas eran el marco de la cara, y esa declaración se me quedó grabada en la mente. Era la época donde megaestrellas como Cara Delevigne estaban poniendo las cejas gruesas de moda y las marcas de belleza empezaban a sacar productos de todo tipo para obtener un look similar. Quizás yo también podría obtener unas cejas igual de increíbles. 

Microblading Paso #2
People En Español

Intenté polvos, geles y lápices, pero la verdad es que soy demasiado perezosa a la hora de maquillarme y muchas veces salgo de la casa con la cara lavada y una coleta alta. En pocas palabras, maquillarme a diario no es lo mío, pero igual seguía soñando con algún día tener las cejas perfectas. Fue en ese momento que conocí a Piret Aava, la famosa The Eye Brow Doctor. Me habló sobre un proceso llamado microblading, un tatuaje cosmético semipermanente donde un profesional te va dibujando uno por uno los vellos de la ceja con una herramienta portátil (en vez de la típica pistola) para obtener un look natural.  

 SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

Aava me invitó a su consultorio en Manhattan para hacerme el tratamiento y no me tardé ni un segundo en aceptar ¡Moría de ganas de ver cómo me iban a dejar! Unas semanas después llegué a su oficina para mi esperada cita. Durante la primera hora hablamos de la forma de ceja que quería obtener y juntas decidimos qué look me iba a favorecer más. Mientras hablábamos, me rellenaba las cejas con un delineador más claro que el tono de mi ceja natural para que pudiera distinguirse la nueva forma, y una vez que decidimos cómo las quería me pintó puntos de referencia que ella usaría a la hora de tatuarme. 

Microblading Paso #2
People En Español

Considero que soy buena aguantando el dolor pero como no sabía lo que me esperaba me puse muy nerviosa. Aava me había dicho que lo que iba a sentir era parecido a un lápiz roto raspándome el rostro y que me iba a adormecer la zona para que no me doliera tanto. Me aplicó una pomada que cubrió con un plástico para que mi piel absorbiera el entumecimiento más rápido. Mis manos empezaron a sudar pensando en el dolor, pero la emoción era mucho más poderosa. Aava introdujo el tinte dentro de su delgada herramienta y comenzó. Cada trazo dolía- no les voy a mentir- pero la experta fue maravillosa y me dijo que me concentrará en mi respiración lo cual me ayudó mucho. En muy poco tiempo había acabado y había llegado la hora de la verdad. Me levante rapidísimo para ver mis nuevas cejas, ¡y no lo podía creer! 

¿Acaso se habían vuelto gemelas mis cejas? Tener las cejas perfectas ya no era simplemente un sueño, sino una realidad. ¡Se veían increíbles! 

Para obtener el mejor resultado posible, la experta me aconsejó que no me moje las cejas por una semana y no use productos para las cejas (no que aún las necesitara). Como la piel en esa zona seguía abierta no quería que el agua descolorará el tinte o que los productos me causaran una infección. Me dio una pomada antibiótica que me tenía que poner durante las primeras 24 horas y me recomendó aplicar vaselina en las cejas a la hora de ducharme para que se me resbalara el agua por encima. Seguí sus consejos al pie de la letra y un mes después volví a su oficina para un retoque. Esta vez Aava le dio más dimensión a mis cejas para lograr un look aún más sutil y natural.

Han pasado seis meses desde el tratamiento y no podría estar más feliz con la decisión que tomé. Aparte de verme mejor, me siento mejor y al final del día eso es lo más importante. 

Advertisement


EDIT POST