Por People en Español
Febrero 21, 2016
Anuncio
Credit: Paul Archuleta/FilmMagic

Melissa Marty, quien se llevó la corona de Nuestra Belleza Latina en el 2008, nos reveló en entrevista detalles de su vida ahora que han pasado varios años desde que ganó el popular concurso y por supuesto también dejó su consejo para las nuevas participantes de la décima temporada.

Mira todo lo que nos contó la puertorriqueña de 31 años:

¿Cómo ha cambiado tu vida tras haber ganado el concurso?
Ganar Nuestra Belleza Latina fue la puerta que necesitaba para dar el primer paso y empezar a trabajar en lo que estudié, a desarrollarme como presentadora y como talento de televisión.

¿Cómo te ayudó el título a lograr tus metas?
Te abre la puerta con Univisión. Ahora estoy tratando de abrirme camino como actriz en Los Ángeles. La experiencia adquirida en Nuestra Belleza Latina, frente a cámaras, trabajando en televisión, entrevistando gente, te da una soltura [que] como actriz te favorece muchísimo y que mucha gente no tiene.

¿Qué fue lo más difícil de cuando participaste?
El poder mantenerte en enfoque y en competencia a pesar de todo, es lo más trascendental para sobresalir, es el obstáculo más grande.

Si pudieras regresar a los meses del concurso, ¿qué no repetirías?
No cambiaría nada de lo que hice, creo que si alteras la historia alteras el resultado también. Creo que ser como soy, tener el carácter fuerte, metas tan fijas, es lo que me ha llevado a estar hoy día en Los Ángeles luchando por metas más grandes.

¿Qué consejos le das a las nuevas concursantes?
Ellas ya conocen a lo que entran, conocen a lo que van, creo que en este décimo año no hay excusa para que no estén preparadas y que no [puedan] dar el 150 por ciento todos los días.

¿Qué puedes decirnos ahora que han pasado varios años de tu triunfo?
Estoy agradecida con el público hispano por haberme elegido como su ganadora en el 2008, no me canso de luchar y de dar mi máximo para poner el nombre de los latinos en alto.

En qué proyecto estás trabajando actualmente?
Estoy abriéndome camino en la actuación, en el cine y en televisión americana. Dando el máximo, audicionando, preparándome, tomando clases y esperando que llegue mi próximo gran momento.