La esposa de Antonio Banderas se encuentra en un centro de rehabilitación; confiesa que hace años fue alcohólica y drogadicta

Por People Staff
Updated Agosto 26, 2009
Anuncio
Getty Images

La actriz Melanie Griffith, esposa de Antonio Banderas, se internó en un centro de rehabilitación en el estado de Utah para mantenerse alejada de las drogas y el alcohol, un problema con el que ha luchado por décadas.

Su representante no dejó en claro si se trataba de una recaída más de la actriz, de 52; pero a cambio aseguró al sitio People.com que Griffith decidió internarse para seguir con lo que ella y sus doctores habían planteado años atrás cuando tocó fondo junto a su primer esposo, el también actor Don Johnson.

“Tengo suerte de estar viva. Nunca fui tan mala como alguna gente que conocí que se inyectaba heroína y otras cosas. Pero yo tomaba mucho y metía cocaína. Creía que estaba pasando un buen rato”, declaró una vez a una revista australiana.

Tras el fracaso de su segundo matrimonio, conoció a Banderas en la película Two Much y su amor la ayudó a controlar su dependencia. “Superar una adicción es difícil pero puede ser fácil si tienes una persona a tu lado para apoyarte”, escribió una vez en su página web refiriéndose a Banderas, su esposo desde 1996 y con quien tiene una hija, Stella del Carmen.

Ante su repentina decisión de internarse en el mismo centro de Britney Spears y Lindsay Lohan, se rumora que su matrimonio podría estar pasando por problemas y que fue Banderas él que la obligó a buscar ayuda para evitar el final de la relación. Una fuente aseguró al bloguero Pérez Hilton que en efecto esta fue la verdadera razón.