Por People en Español
Updated Marzo 23, 2016
Anuncio
Alberto Gómez/Media Concepts PR

Tras la conmoción que causaron las fotos de Marjorie de Sousa jugando en una playa con el actor Gabriel Soto, la actriz decidió afrontar las críticas que le han llovido por su supuesto comportamiento comprometedor con un colega casado.

“No soy tan estúpida para irme con un hombre casado a revolcarme”, dijo De Sousa en una entrevista. “Publicaron que yo me fui con él [Soto] sola, eso fue mentira. Si vemos mi Instagram nunca me fui sola la playa, éramos muchos”.

Las fotos de De Sousa con su compañero en la obra de teatro Por qué los hombres aman a las cabronas generó un considerable revuelo, no solo porque ambos retozaban con poca ropa, sino por el hecho de que Soto se acaba de casar con Geraldine Bazán el pasado febrero tras 8 años de relación.

Soto fue el primero en alzar la voz y se disculpó públicamente con su esposa y todos aquellos que se sintieron ofendidos por la forma en la que se lleva con su compañera de escena. “A través de este medio quiero compartir con ustedes, desde el fondo de mi corazón, mi sentir en cuanto a las fotos publicadas en la revista de manera mal intencionada y con dolo con el fin de crear rumores que dañan nuestra imagen. Antes que nada, amo profundamente a mi esposa Geraldine Bazán y a mis hijas Elissa y Alexa Miranda, quienes son mi motor y vida entera”, aseguró el galán mexicano en un mensaje colgado en su cuenta de Instagram esta semana.

Después siguió Bazán, quien entre palabras amables dejó entrever que De Sousa no tiene valores. “Pobre Marjo, definitivamente no me gustaría estar en sus zapatos”, dijo la actriz mexicana al programa Sal y pimienta (Univisión). “Le ha tocado recibir insultos de pe a pa. Como no es mexicana, no sabe que México es un país de valores, la verdad, es un país muy machista y en estos casos la que queda peor es la mujer”.

Era obvio que era el momento de la sexy rubia, quien graba la película Como va en Ciudad de México, de decir la suya. “Mi carrera no está basada en revolcarme con un hombre”, aseguró. “A todas las personas que me han puesto un dedo y me han señalado [les digo que no está bien] porque hay pruebas [de que no estábamos solos]”.

Mientras De Sousa filma su cinta en México, Soto está de rodaje en Perú acompañado de sus sus hijas y esposa.