La pequeña Lynlee Hope tenía un tumor en la columna vertebral. 

By Nohelia Castro
Updated October 26, 2016
John Stillwell/WPA-Pool/Getty Images

A pesar que los doctores le recomendaron abortar a su bebé luego de que le diagnosticaran un tumor en la columna vertebral, Margareth Hawkins Boemer optó por salvar a su hija Lynlee.

A las 16 semanas de embarazo, los médicos le informaron a Hawkins que su hija tenía un tumor teratoma sacrococcígeo, un tumor que en la etapa fetal priva de sangre al feto en desarrollo y que podría generar una insuficiencia cardíaca.

“Fue bastante impactante y aterrador”, dijo la mujer a CNN. “[Pero] fue una decisión fácil para nosotros. Queríamos salvarle la vida”.

Y así fue. La pequeña fue intervenida en el Hospital Infantil de Texas. El doctor Darrell Cass, quien realizó la cirugía junto al Dr. Oluyinka Olutoye, explicó que el tumor y el bebé eran casi del mismo tamaño.

FOTOS: Bebés famosos del 2016

Luego que le extirparan el tumor, los doctores volvieron a colocar a la pequeña en el vientre de su madre. “Es un milagro haber abierto el útero de esa manera y sellarlo”, dijo Cass a CNN.

Tras 12 semanas de reposo absoluto, Margareth le dio la bienvenida a Lynlee Hope, quien nació por segunda vez el pasado 6 de junio a través de una cesárea.

https%3A%2F%2Fwww.facebook.com%

“>www.facebook.com/plugins/post.php?href=https%3A%2F%2Fwww.f…

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

Advertisement