Por Laura D'Ocon
Updated Enero 29, 2016
Anuncio
Alfredo Estrella/AFP/Getty Images

Miembros de la familia del poderoso narcotraficante Joaquín el Chapo Guzmán han intentado lucrarse a lo largo de los años con el nombre del jefe del cartel de Sinaloa, aunque solo su hija Giselle Guzmán ha conseguido registrar su apodo como marca.

La primera y última esposa de Guzmán, Alejandrina Salazar y Emma Coronel, respectivamente, trataron de registar sin éxito el nombre de su esposo en más de 20 ocasiones en el Instituto Mexicano de la Propiedad Intelectual (IMPI), según la prensa mexicana.

Chapo – Registro de la marca

Sin embargo, Giselle logró registrar el apodo de su padre tanto para la venta y fabricación de joyas, camisetas, relojes y artículos de piel, como para su explotación como nombre de empresa o administración.

No fue fácil, ya que el IMPI rechazó en numerosas ocaciones las peticiones de la hija por consideraciones morales, aunque acabó cediendo y registrando el apodo con vigencia hasta el 2020, de acuerdo a los medios.

Tras el gran revuelo mediático generado por su tercera captura el pasado 8 de enero, la imagen del que era el hombre más buscado del mundo ha aparecido en piñatas, máscaras e, incluso, camisetas.

Algo similar al caso del Chapo sucedió cuando el Gobierno colombiano se negó hace unos años a registrar la marca Pablo Emilio Escobar Gaviria, nombre del criminal más famosos del mundo en los años ochenta, que murió en un tiroteo con la policia en 1993.