Un hombre de 41 años asesinó a Kyrian Knox porque no paraba de llorar.

Por People en Español
Updated Noviembre 16, 2016
Anuncio
Rockford police

Otro asesinato más ha dejado estupefactos a los habitantes de Chicago. Un hombre decapitó y desmembró a un niño de 2 años antes de arrojar sus restos a un lago en Chicago porque el nene era intolerante a la lactosa y cuando bebió leche que no era adecuada no paró de llorar.

Kamel Harris, de 41 años, fue acusado el martes por la noche de asesinar a Kyrian Knox, cuyos restos fueron encontrados el año pasado durante el día del trabajo. Según la policía, el asesino estaba cuidando al niño cuando éste tuvo una mala reacción a la leche y por esa razón lloró toda la tarde. “Rompió en llanto y ya no podía lidiar con eso”, dijo Kevin Duffin, el comandante de la policía de Chicago, quien en septiembre pasado econtró los pies, manos y cabeza de Kyrian flotando en una laguna.

Kamel Harris
Chicago's Garfield Park lagoon adonde se encontró el cadaver del niño Kyrian Knox

Kyrian quedó bajo el cuidado de Harris después de que su madre Lanisha Knox se mudara a Cedar Rapids Iowa y durante su mudanza, la mujer necesitara que cuidaran al nene por unas semanas.

Harris denunció falsamente que el niño había desaparecido el año pasado. A pesar de su declaración donde aseguró que el infante jamás subió a su auto, Harris resultó el sospechoso principal. Gracias a la investigación de las autoridades, se encontró sangre del infante dentro del vehículo de Harris lo que comprobó que era el asesino.