Por jclar
Updated Mayo 20, 2014
Anuncio
Marc Piasecki/GC Images

Tal vez hartos del acoso de los paparazzi, Kim Kardashian y Kanye West se cubrieron el rostro cuando los fotógrafos los encontraron este martes a la salida del gimnasio L'Usine de París a pocos días de su esperada boda.

La célebre pareja ha sido fotografiada en varios puntos de París desde el fin de semana. Así, el lunes lo pasaron de compras en tiendas como Balenciaga y Colette.

Según E! News, una fuente de Colette aseguró que los novios “se reían como dos adolescentes enamorados”. Más aún, Kim compró cinco velas aromáticas Dyptique, al costo de aproximadamente $275 cada una, y unas sandalias Sophia Webster, en color rosa subido con tacón, a un costo de $609.

Tras almorzar en al restaurante L'Avenue, se fueron de compras de nuevo, para luego ir al mercado Montaigne en un Porsche alquilado. El domingo, la pareja había cenado en Hotel Costes “agarrados de manos, muy dulcemente”, según fuentes citadas por los medios.

El misterio sigue rodeando los detalles de la boda de la pareja. Aunque la mayoría de la prensa señala que la ceremonia tendrá lugar en Florencia, otros medios insisten en que la pareja se casará en el castillo de Ussé, en el valle francés del Loira. Según esta última versión, una vez casados en suelo francés, Kim y Kanye volarían con sus invitados a Florencia para el banquete.