Por Nohelia Castro
Updated Diciembre 15, 2015
Anuncio
David Becker/Getty Images

Kim Kardashian reveló que ha decidido ingerir su propia placenta con el objetivo de evitar la depresión posparto.

“Escuché muchas historias cuando estaba embarazada de North de mamás que nunca comieron su placenta con su primer bebé y luego tuvieron depresión posparto, pero después tomaron píldoras con su segundo bebé y no sintieron depresión. Así que me pregunté: ‘¿Por qué no probarlo?, ¿qué tengo que perder?'”, compartió la esposa del rapero Kanye West el lunes en su página web.

Kardashian, quien dio a luz a su hijo Saint el pasado 5 de diciembre, aclaró que comerá su placenta en forma de cápsulas y no frita, como hacen algunas mamás.

“Cuando digo ‘comer mi placenta', quiero decir que estoy realizando un proceso de liofilizado para convertirlo en píldora”, divulgó. “No se fríe como un filete y se come”.

Su hermana Kourtney también ingirió su placenta tras dar a luz a su hijo Reign hace un año. “No es broma, estaré triste cuando mis pastillas de placenta se acaben”, escribió la mayor de las Kardashian en su cuenta de Instagram.