Anuncio
Kate Middleton, príncipe William
Credit: Chris Jackson/Getty Images

Para Kate Middleton y el príncipe William ser los padres del príncipe George significa estar siempre despiertos y muchas veces cubiertos en puré de banana, guisante, zanahoria o algo peor.

Así que cuando la pareja se detuvo para almorzar hace unas semanas en la posada Old Boot, situada en Bucklebury, Inglaterra, la duquesa y su esposo disfrutaron de un rato de calidad a solas, lejos de su pequeño diablillo de 14 meses.

“Kate lucía mejor que nunca y estaba muy habladora”, dijo un testigo a la revista People.

“La gente se acercó para hablar con ellos y se mostraron de buen humor. Los dos parecían muy felices”, añadió.

Ahora todo el mundo sabe el porqué.

William y Kate revelaron el 8 de septiembre la noticia del segundo embarazo de la duquesa de Cambridge, otro príncipe o quizá una princesa.

Al igual que durante la gestación del príncipe George, el matrimonio no pudo elegir el momento que quería para anuciar la buena nueva: Kate sufre de náuseas y mareos una vez más, los mismos que la llevaron al hospital en los primeros días de embarazo de su primogénito.

REGÍSTRATE AQUÍ PARA RECIBIR NUESTRO BOLETÍN