El copresentador de Noticiero Univisión, Jorge Ramos, habla del documental Hate Rising, donde explora el creciente odio en Estados Unidos hacia los inmigrantes y cuenta su aterradora experiencia entrevistando a líderes del Ku Klux Klan.

By Lena Hansen
October 21, 2016 08:49 PM
Taylor Hill/Getty Images

Jorge Ramos admite que para realizar ciertas entrevistas del documental Hate Rising, tuvo que tomar riesgos.

“Es un mito que los periodistas no tenemos miedo. Estamos llenos de miedos, al igual que el resto de la gente, y por supuesto que me dio miedo hablar con estos grupos neonazis y supremacistas”, contó el copresentador de Noticiero Univisión. “De hecho, cuando llego con uno de ellos en Texas, uno de los líderes del Ku Klux Klan en Texas, él me dice en mi cara que él es superior a mí solo porque él es blanco y yo soy latino”. 

Al Ramos preguntarle a esta persona si está armado, al igual que sus acompañantes encapuchados, este se niega a responderle. “Eso fue muy difícil. Todo esto ocurre en propiedad privada, en lugares donde no llega la policía”, apuntó el periodista mexicano.

RELACIONADO: Jorge Ramos revela sus miedos

En el reportaje especial de una hora —por estrenar en Univisión y Fusion el domingo a las 10 p.m, hora del Este— Ramos visita también a un grupo supremacista en Ohio.

“Me reuní con cerca de 30 líderes neonazis y supremacistas, algunos de ellos estaban armados, estaban tomando, iban a quemar una esvástica y nuestra directora que es estadounidense me pidió que no hablara. Estuve casi tres horas sin hablar. Era un lugar peligroso para un inmigrante como yo que escucharan que tenía acento al hablar inglés”, recordó. 

Ramos también entrevista a dos víctimas de crímenes de odio. La primera es una inmigrante somalí que fue atacada en un restaurante en Minnesota por una mujer estadounidense que le destruyó el rostro con un vaso de cerveza por el solo hecho de no hablar inglés en ese lugar.

El segundo es un desamparado mexicano que estaba durmiendo a las afueras de una estación de metro en Boston cuando fue atacado a patadas y golpes por dos hermanos estadounidenses por el simple hecho de ser hispano.

“Ellos reconocieron en la policía que son seguidores de Donald Trump. Este tipo de cosas está ocurriendo en todo Estados Unidos y había que denunciarlo”, resaltó Ramos. “Desde que Donald Trump se lanza a la presidencia en el 2015 se han incrementado los crímenes de odio en los Estados Unidos”.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

¿Cómo combatir el odio?

“Lo primero que hay que hacer es denunciarlo. El odio se trasmite en nuestros hogares y estas son conversaciones que tenemos que tener con nuestros hijos, porque un padre racista muchas veces genera hijos racistas. Los niños lo ven todo”, advirtió.

Advertisement


EDIT POST