La madre aseguró a la policía que lo hizo porque pensó que su hija estaba poseída por el demonio.

Por Celeste Rodas de Juárez
Updated Septiembre 01, 2016
Anuncio
Juanita Gomez
Credit: Oklahoma County Sheriff's Office via AP

El espantoso crimen de una madre que supuestamente mató a su hija de 33 años insertándole un crucifijo en la garganta porque pensó que estaba endemoniada, tiene a los ciudadanos de Oklahoma conmocionados.

Según reportó la agencia Associated Press, el sábado pasado agentes de la policía de Oklahoma City acudieron a la casa de Juanita Gómez, de 49 años, y descubrieron la espantosa escena: el cadáver de su hija, Geneve Gómez de 33 años, estaba bañado en sangre. Su rostro estaba hinchado y amoratado evidenciando que había sido golpeado, y sobre su pecho había un crucifijo.

Según las autoridades, cuando se le interrogó a Gómez sobre lo sucedido, ella explicó que creía que su hija estaba poseída por el diablo por lo que la golpeó y le insertó a la fuerza un medallón religioso y un crucifijo por la garganta.

Al parecer fue el ex novio de la víctima, Francisco Merlos, quien descubrió su cadáver cuando pasó a visitarla. “Entré y pensé, no puedo, no puedo hacerlo. No sé qué hacer”, declaró Merlos. “Salí por la puerta y fue cuando llegaron los bomberos”.

La acusada enfrenta cargos de asesinato premeditado y está detenida sin posibilidad de fianza.