La madre aseguró a la policía que lo hizo porque pensó que su hija estaba poseída por el demonio.

Por Celeste Rodas de Juárez
Updated septiembre 01, 2016
Anuncio
Oklahoma County Sheriff's Office via AP

El espantoso crimen de una madre que supuestamente mató a su hija de 33 años insertándole un crucifijo en la garganta porque pensó que estaba endemoniada, tiene a los ciudadanos de Oklahoma conmocionados.

Según reportó la agencia Associated Press, el sábado pasado agentes de la policía de Oklahoma City acudieron a la casa de Juanita Gómez, de 49 años, y descubrieron la espantosa escena: el cadáver de su hija, Geneve Gómez de 33 años, estaba bañado en sangre. Su rostro estaba hinchado y amoratado evidenciando que había sido golpeado, y sobre su pecho había un crucifijo.

Según las autoridades, cuando se le interrogó a Gómez sobre lo sucedido, ella explicó que creía que su hija estaba poseída por el diablo por lo que la golpeó y le insertó a la fuerza un medallón religioso y un crucifijo por la garganta.

Al parecer fue el ex novio de la víctima, Francisco Merlos, quien descubrió su cadáver cuando pasó a visitarla. “Entré y pensé, no puedo, no puedo hacerlo. No sé qué hacer”, declaró Merlos. “Salí por la puerta y fue cuando llegaron los bomberos”.

La acusada enfrenta cargos de asesinato premeditado y está detenida sin posibilidad de fianza.