Por Lena Hansen
Updated Febrero 04, 2014
Anuncio
Credit: Twitter/Gaby Espino

Tras terminar de grabar la telenovela Santa diabla (Telemundo) en diciembre, Gaby Espino está entregada a disfrutar de su hogar en Miami.

“Yo soy mamá siempre, al cien por ciento”, asegura la venezolana de 36 años, quien durante los casi ocho meses que estuvo grabando el culebrón extrañaba la compañía de sus hijos Oriana, de 5 años, y Nickolas, de 1 año.

“Entregué cuerpo y alma a este proyecto de Santa diabla. Fue bien fuerte. Eran entre 12 y 16 horas de trabajo diarias”, confiesa. “Es duro salir en la mañana y que tus hijos estén durmiendo y cuando regresas de noche también están durmiendo”.

Aunque acaba de firmar contrato para grabar tres proyectos más con Telemundo, actualmente se encuentra disfrutando de un merecido descanso.

“Me estoy dedicando a mí, a consentirme, a ir al gimnasio, a darme un masaje, a leer, a pasar tiempo conmigo y mi familia”, cuenta Espino, quien lleva a Oriana a sus clases de ballet en las tardes y se ríe de las ocurrencias del pequeño Nickolas: “Se pone los zapatos de Jencarlos (Canela, su pareja) y camina por toda la casa”, dice.

La actriz también aprovecha este descanso para ir al gimnasio y tomar clases de inglés ya que siguen en pie los planes de mudarse a Los Angeles con su pareja, el cantante Jencarlos Canela, cuando este lance su próximo disco.

“Definitivamente sí vamos a tener base en Los Ángeles y yo regresaré a Miami cuando tenga que hacer las novelas con Telemundo. Estaremos yendo y viniendo”, cuenta.