Por Isis Sauceda
Updated Enero 27, 2016
Anuncio
Kate del Castillo
Credit: Alexander Tamargo/Getty Images

La marca de tequila Honor que Kate del Castillo había presentado como propio ahora asegura que la actriz no es la dueña del producto, sino solo su imagen.

En un comunicado enviado a la prensa mexicana, la empresa Tequila Honor LLC señaló que Del Castillo es exclusivamente la promotora de la bebida y se mostró dispuesta a colaborar con las autoridades que investigan la relación de la actriz con el narco Joaquín el Chapo Guzmán.

“Tequila Honor LLC no ha sido llamado a declarar, y tiene la intención de cooperar con las autoridades, según sea necesario”, señala el texto.

Desde que salió a relucir la relación entre la actriz y el narco, las autoridades mexicanas se han interesado en la procedencia de la inversión para la creación de este nuevo tequila, además de si Del castillo recibió recursos para una posible película sobre la vida del poderoso capo de la droga.

En ese sentido, la marca de tequila aseguró que el financiamiento para la misma procede de un grupo de expertos liderado por René Valdez, quien funge como director ejecutivo.

“Kate del Castillo fue invitada a participar en este proyecto de tequila como la imagen de la marca, debido a su espíritu independiente y su amor por el tequila”, explica el comunicado.

Esa afirmación parece contradecir lo que sostenía la actriz durante la promoción de la bebida, de la dijo ser codueña desde sus inicios y en la que aseguró haber invertido dos años de trabajo. “Creo que tiene que haber una motivación, una integridad en lo que uno hace, lo que uno dice y lo que uno piensa, así que quiero decirles desde ahorita que voy a sacar un tequila que nos va a hablar a nosotros, a los hispanos”, explicó un video cuando se lanzó el proyecto el año pasado.

También dio esa impresión en las redes sociales. “Aquí estoy en México, celebrando el primer paso en mi vida tequilera con mis increíbles socios y compañeros de la Destilería Feliciano Vivanco”, anunció en sus redes sociales entonces.

Del Castillo fue llamada a declarar por las autoridades mexicanas sobre su relación con el narcotraficante y se esperaba que compareciera en el Consulado de México en Los Ángeles, donde reside, pero no llegó a la cita. Según la periodista Lydia Cacho, amiga de actriz, la razón es que nunca recibió un citatorio.