Por jrotulo
Updated Abril 27, 2014
Anuncio
Credit: JOSE CABEZAS/AFP/Getty Images)

En lo que fue una jornada histórica para la iglesia católica, el papa Francisco celebró la ceremonia de canonización de Juan Pablo II y Juan XXIII, dos papas que marcaron fuertemente al catolicismo en el siglo XX.

El papa emérito Benedicto XVI también dijo presente en la ceremonia —concretando la esperada jornada de “los cuatro papas”— y concelebró la misa solemente junto a 150 cardenales y 700 obispos. Joseph Ratzinger fue muy aplaudido en una Plaza San Pedro colmada por más de un millón de fieles de todo el mundo, en su gran mayoría polacos, según reportes.

“Los santos Juan XXIII y Juan Pablo II tuvieron el valor de mirar las heridas de Jesús, de tocar sus manos llagadas y su costado traspasado”, dijo Francisco en su sermón. “No se avergonzaron de la carne de Cristo, no se escandalizaron de él, de su cruz; no se avergonzaron de la carne del hermano, porque en cada persona que sufría veían a Jesús”, continuó. “Fueron dos hombres valientes, llenos de la parresia del Espíritu Santo, y dieron testimonio ante la Iglesia y el mundo de la bondad de Dios, de su misericordia”.

Las fechas de celebración de estos dos nuevos santos serán el 22 de octubre para Juan Pablo II y el 11 de octubre para Juan XXIII. El 22 de octubre de 1978 comenzó el pontificado de Karol Wojtyla, mientras que el 11 de octubre de 1962 se abrió el Concilio Vaticano II, convocado por Angelo Roncalli.

Aquí puedes ver el video de la ceremonia completa, y fotos de la jornada:

Vista aérea de la Plaza San Pedro durante la ceremonia de canonización de Juan Pablo II y Juan XXIII, liderada por el papa Francisco este domingo 27 de abril.
El papa Francisco saluda al papa emérito Benedicto XVI (de espaldas), quien concelebró la misa solemne y fue muy aplaudido por la multitud.
Vista de la Plaza San Pedro durante la ceremonia.
El papa Francisco saluda a los reyes de España, Juan Carlos y Sofía. Detrás de ellos, los reyes Alberto II y Paola de Bélgica.
Gran cantidad de polacos, compatriotas de Juan Pablo II, colmaron la Plaza San Pedro.
El papa Francisco saluda a sus fieles al abandonar la Plaza San Pedro tras la ceremonia.
Un sacerdote entrega al papa Francisco reliquias del papa Juan XXIII durante la ceremonia.