El cubano Roberto Hernández cuenta el camino que ha seguido hasta llegar a la fama como presentador de redes sociales en Sal y pimienta (Univisión).

Por Lena Hansen
Updated Mayo 27, 2016
Anuncio
Felipe Cuevas/Univision

Roberto Hernández ya acapa miradas y conquista corazones como presentador de redes sociales de Sal y pimienta (Univisión), pero pocos saben que el camino a la fama del cubano de 28 años no ha sido nada fácil.

“A los 18 años decidí venirme para Estados Unidos. Estaba a mitad de carrera en la universidad. Estudiaba sistemas en computación. No estaba feliz con lo que estaba estudiando, siempre tuve cosquilla de intentar en este medio”, contó a People en Español.

Así que se mudó de México —donde había emigrado de niño con su madre, quien se casó con un beisbolista mexicano que crió a Roberto como su hijo— a Estados Unidos.

“Vivía en Chihuahua, que es frontera con Texas, entonces yo crucé por Juárez y me entregué en El Paso”, recordó. “Lo bueno es que tenía familia en Estados Unidos, que ellos respondieron por mí”.

Su madre no estuvo de acuerdo con que él se trasladara solo a otro país. “Me fui de México prácticamente a escondidas porque mi mamá no me apoyaba mucho en mi misión. Pensaba que quería venir a vivir la vida loca. Venía para acá a buscar, como todo inmigrante, ese sueño americano. Vine con el fin de lograr un sueño que poco a poco se está haciendo realidad”.

Hoy tanto su madre, Maray Sánchez, como su abuela materna, Isabel Herrera, son sus más grandes fanáticas. “Quise demostrarle que vine a ser un hombre a este país y ahora que estoy logrando mis metas está muy orgullosa. Eso para mí es un cargue de gasolina para llegar más lejos. Mi abuela también me dice: ‘Yo no me pierdo Sal y pimienta, y a cada rato te veo en las redes sociales. Esa es la gente que me hace salir adelante. Por ellos estoy aquí”, confiesa.