Tras asombrar con una victoria contra pronóstico, Donald Trump aseguró que será un presidente "para todos" y prometió que su mandato será "algo bello"

By Joaquim Utset
November 09, 2016 07:42 AM
SAUL LOEB/AFP/Getty Images

Tras su rotunda victoria contra pronóstico, Donald Trump tendió la mano a sus oponentes y a los ciudadanos que no lo votaron para “sanar las heridas” que ha dejado una reñida campaña electoral que ha polarizado el país como nunca. 

“Seré un presidente para todos los estadounidenses”, prometió el magnate al dirigirse cerca de las 3 a.m. del miércoles a sus simpatizantes reunidos en el hotel New York Hilton de Manhattan, donde reinaba la alegría y los cánticos de “USA, USA, USA” después de su histórico triunfo sobre su rival demócrata, la ex secretaria de Estado Hillary Clinton.

Trump explicó que había recibido una llamada de su contricante en la que reconoció su derrota y le felicitó por su victoria. Señaló que Clinton “luchó con fuerza” y resaltó que el país le debe “gratitud” por sus largos años de servicio.

“Ahora es el tiempo de que Estados Unidos sane las heridas”, apuntó, rodeado de su familia y su compañero de candidatura, Mike Pence. “Es hora de unirnos como un solo pueblo”.

Asimismo, observó que su candidatura no era “una campaña”, sino un “movimiento” de quienes “esperan que el gobierno esté al servicio del pueblo y al servicio de la voluntad del pueblo”.

“Va a ser algo bello”, prometió el multimillonario, quien habló de grandes inversiones en infraestructuras y la reconstrucción de barrios económicamente deprimidos. “Ningún sueño será inalcanzable y ningún reto demasiado grande”.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

Ante el temor que su presidencia ha generado en otros países y en los mercados, Trump quiso calmar los ánimos con expresiones de buena voluntad. “Si bien antepondremos los intereses de Estados Unidos, colaboraremos con todo el mundo”. 

La victoria del empresario, que nunca ha ejercido un cargo público y nunca había sido candidato político, parecía muy difícil ante la delantera que le llevaba su rival en las encuestas y la cantidad de estados clave que tenía que ganar para derrotarla.

Pero al final, para asombro de numerosos analistas, el mensaje de Trump en contra de las élites políticas y económicas, a favor de deportar a los indocumentados y construir un muro, caló entre la ciudadanía pese a sus connotaciones negativas. 

El nuevo presidente, además, llegará a la Casa Blanca con su partido en el poder en ambas cámaras del Congreso.

 

 

Advertisement