November 09, 2016 07:39 AM

El magnate Donald Trump ganó contra pronóstico las reñidas elecciones a la presidencia de Estados Unidos tras superar a la ex secretaria de Estado Hillary Clinton en unos polarizados comicios que han dividio al país como nunca antes, según Associated Press.

La agencia de noticias anunció la victoria del candidato republicano después de que se asegurara pasada las 2 a.m. del miércoles el estado de Wisconsin, con lo que alcanzó el número mágico de 270 votos electorales necesario para garantizar el triunfo en la contienda y cerrar el paso de su rival demócrata a la Casa Blanca.

Trump ha sumado estados decisivos como Florida, Carolina del Norte y Pennsylvania, e incluso triunfó en antiguos feudos demócratas como Michigan. Una victoria indiscutible que casi ningún analista había previsto que fuera tan rotunda.

La noticia de que el multimillonario era el ganador de las elecciones fue recibida por un clamor de vítores, aplausos y abrazos en su fiesta de celebración en el hotel New York Hilton de Manhattan, donde miles de sus seguidores y una legión de periodistas están siguiendo la evolución de la histórica velada.

RELACIONADO: Trump y Hillary, de amigos a rivales

Su victoria estaba lejos de asegurada al cierre de los colegios electorales, con las encuestas apuntando a una ajustada ventaja para Clinton y un empate estadístico en lugares clave como Florida, Carolina del Norte o Nevada que podían hacer decantar la victoria a cualquiera de los dos.

Al final, pese a un aumento histórico del voto latino favorable a los demócratas, Trump consiguió sellar su triunfo con su promesa de “Hacer a Estados Unidos grande otra vez” a través de una política de deportación de indocumentados, la construcción de un muro en la frontera sur, evitar el traslado de empresas a otros países y la discriminación de los musulmanes como método de lucha contra el terrorismo.

Su triunfo se puede interpretar como un rechazo a la clase política tradicional y a las élites económicas, a las que acusa de estar corrompidas y haberse enriquecido a costa del bien del país.

“Han vendido Estados Unidos a países extranjeros y a los ricos y poderosos. Trump parará eso”, dijo a NBC José Bermúdez, un simpatizante del aspirante republicano en Nueva York. “Estados Unidos ha pasado de ser una superpotencia a un país tercermundista”.

Precisamente por esa derrota, los mercados internacionales recibieron la victoria del republicano con notables depreciaciones. Como ejemplo, la bolsa japonesa perdió un 5.5 por ciento.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

El magnate pasó todo el día recluido en compañía de su familia y sus asesores luego de votar esta mañana en un colegio electoral cerca de su residencia en la torre Trump de Manhattan. En una entrevista telefónica con Fox News, aseguró que una derrota significaría “una tremenda pérdida de tiempo, energía y dinero”.

A pesar de que su derrota era segura, Clinton declinó tomar la palabra y conceder la elección. En su lugar, el jefe de su campaña, John Podesta, mandó a sus seguidores a dormir y señaló que aún se estaban contando votos.

You May Like

EDIT POST