El joven atleta cubanoamericano Danell Leyva se adjudica dos medallas de plata en Río 2016 tras llegar a la cita olímpica en sustitución de un compañero que se lesionó un mes antes de la competencia. 

Por Celeste Rodas de Juárez
Updated Agosto 17, 2016
Anuncio
Credit: Alex Livesey / Stringer/Getty Images

Si alguien sabe cómo darle vuelta a la ley de las probabilidades, ese es Danell Leyva. El gimnasta cubanoamericano ganó el martes dos medallas de plata tres después de que un perro lo mordiera y su sueño olímpico pareciera desvanecerse tras quedarse fuera del equipo estadounidense.

Leyva quedó en decimosexto lugar en los campeonatos nacionales que daban acceso a los Juegos, por lo que su esperanza de repetir el éxito de Londres 2012 quedaban hechas añícos.

Pero un mes antes de las Olimpiadas, el gimnasta John Orozco sufrió una fractura y quedó fuera del equipo que debía ir a Río. Por esa puerta trasera se coló el gimnasta de Miami para competir en sus segunas olimpiadas.

Ahora el joven de 24 años saldrá por la puerta grande de los Juegos tras ganar la medalla de plata en el ejercicio de barra fija y en el de barras paralelas. “Tú tienes que creer en ti mismo y comprender que tienes que hacer más de lo que la gente espera de ti”, señaló Leyva tras su triunfo.

Como siempre, el primero en felicitarlo fue su padrastro y entrenador, Yin, aunque también recibió el aplauso de luminarias como el actor Zac Efron.

Estas son la segunda y tercera medalla para Leyva, quien se adjudicó una de bronze en la competencia de múltiples ejercicios individual de los Juegos de Londres.