Por Alejandra Chaparro - Vía MIMI
Updated Agosto 26, 2015
Anuncio
Getty Images

Por estar pendientes de nuestro rostro, de las pestañas o del cabello, olvidamos que los pies también merecen una mínima atención. ¡Imagínate! Son ellos quienes literalmente te soportan sin importar tu humor —ojalá así fueran los hombres—. ¿La solución? Basta con unos minutos diarios para consentirlos y marcar la diferencia.

Exfolia tus pies una vez a la semana
Por más que te pongas crema humectante, la piel muerta en los talones siempre es difícil de combatir. Un exfoliante semanal será suficiente para suavizar la zona al máximo.

Las noches son tu mejor aliado
Seguir el camino de la Bella Durmiente es esencial en una rutina de belleza. Justo antes de acostarte, aplica cremas potentes que hagan el milagro mientras tú descansas.

Cuidado con las herramientas
Cada vez son más las quejas de chicas que han contraído hongos o infecciones en salones de belleza. ¡Asco! Haz tu tarea e investiga bien el lugar o simplemente trae tu propio kit, como yo lo hago.

No olvides las cutículas
Remuévela en lugar de cortarla para que no crezca más gruesa. Cuando salgas de la ducha, aplica un aceite que ablande la resequedad.

Prueba: CND Solar Oil

Cuando los callos son cosa seria…
No solo dañan la apariencia de tus pies, también pueden causarte problemas en el futuro. Si sufres de callos acude a un podólogo para darles tratamiento médico y quitártelos de una vez por todas.

Dales un baño caliente
Consiente tus pies con un bañito de agua tibia y sal gruesa al menos una vez a la semana. Luego altérnalo con agua fría, unas tres o cuatro veces para activar la circulación.

Fortalece tus uñas
¡Justo como las de tus manos! Si caminas mucho, correso haces mucho deporte las uñas pueden quebrarse, así que refuérzalas con un endurecedor que evite daños mayores.

REGÍSTRATE AQUÍ PARA RECIBIR NUESTRO BOLETÍN