El yate Eclipse del magnate ruso Roman Abramovich es el favorito de los famosos que acuden al festival de cine en la Riviera francesa.

Por Mayra Mangal
Updated Mayo 16, 2016
Anuncio
Steve Granitz/WireImage; JB Lacroix/WireImage

El festival de cine de Cannes que se celebra por estos días en la Riviera francesa es mucho más que un encuentro de la industria del séptimo arte, es un punto de encuentro de lo más granado de la jetset internacional con las estrellas de Hollywood.

Entre los escenario de fiesta más exclusivos es el yate del magnate ruso Roman Abramovich, que con su lujo deja atrás a la competencia.

Roman Abramovich

La enorme embarcación, el Eclipe, está valorado en $2,158 millones y cuenta, entre otros lujos, con dos piscinas, 30 cabinas, dos helipuertos, pista para bailar y hasta su propio submarino.

El megayate “Eclipse” en el puerto de Gibraltar

Para poder pasar una noche en la sofisticada nave, que es digna de James Bond, no es necesario ser amigo del también dueño del club inglés de fútbol Chelsea, ya que lo alquila por la módica suma de 175,000 libras esterlinas, unos $251,800 dólares, al día.

No sabemos si invitados o paganso, pero en la cubierta del Eclipse se ha visto al actor Orlando Bloom muy acaramelado con la cantante Katy Perry.

La top model Kendall Jenner también pasó una noche en la nave, aprovechando su presencia en la alfombra roja del festival.

Kendall Jenner en Cannes

No es de extrañar, ya que la bella modelo adora los yates. De hecho, el año pasado ya había estado a bordo de uno en Cannes.

En ocasiones anteriores, famosos como Oprah Winfrey y su amiga Gayle King, o la princesa Beatrice, hija de príncipe Andrew, ha sido vistos a bordo de la lujosa embaracación.

Para asegurar la privacidad de los famosos que se quedan a bordo, el Eclipse cuenta con un personal de aproximadamente 70 personas a bordo de la nave, que mide 536 pies de largo y 72.2 pies de ancho. Enorme.

Por eso también caben una guardería, un cine, un salón de belleza y una sauna. Entre las medidas de seguridad que ofrece están los vidrios de cristal blindado y un sistema láser diseñado para confundir a la lente indiscreta de los pappazzi.