Su amigo Michael Phelps y un sicólogo le ayudaron a encarar esta enfermedad.

Por Celeste Rodas de Juárez
Updated Agosto 11, 2016
Anuncio
Allison Schmitt

Tras ganar la medalla de plata en relevos 4x100m categoría libre, la nadadora Allison Schmitt confesó que para llegar a los Juegos Olímpicos tuvo que vencer una seria enfermedad: la depresión.

“Cuando me despertaba en la mañana, sólo pensaba en volver a la cama”, dijo en una entrevista por televisión. La atleta, que en las Olimpiadas del 2012 ganara cinco medallas en varias categorías de natación, confesó que se sentía decepcionada y hasta pensó dejar la natación. Fue su amigo, el campeón olímpico Michael Phelps quien, al notar su decaimiento, le aconsejó que viera a un sicólogo.

La nadadora de 26 años no sólo siguió el consejo de su amigo, sino que ahora se siente renovada y aconseja a otras personas que se sienten deprimidas a que busquen ayuda.

Se calcula que en Estados Unidos unos 16 millones de personas padecen de depresión.

Schmitt es una de nueve nadadoras estadounidenses que han participado en tres olimpiadas.