Su amigo Michael Phelps y un sicólogo le ayudaron a encarar esta enfermedad.

Por Celeste Rodas de Juárez
Updated Agosto 11, 2016
Anuncio
Allison Schmitt
Credit: Allison Schmitt

Tras ganar la medalla de plata en relevos 4x100m categoría libre, la nadadora Allison Schmitt confesó que para llegar a los Juegos Olímpicos tuvo que vencer una seria enfermedad: la depresión.

“Cuando me despertaba en la mañana, sólo pensaba en volver a la cama”, dijo en una entrevista por televisión. La atleta, que en las Olimpiadas del 2012 ganara cinco medallas en varias categorías de natación, confesó que se sentía decepcionada y hasta pensó dejar la natación. Fue su amigo, el campeón olímpico Michael Phelps quien, al notar su decaimiento, le aconsejó que viera a un sicólogo.

La nadadora de 26 años no sólo siguió el consejo de su amigo, sino que ahora se siente renovada y aconseja a otras personas que se sienten deprimidas a que busquen ayuda.

Se calcula que en Estados Unidos unos 16 millones de personas padecen de depresión.

Schmitt es una de nueve nadadoras estadounidenses que han participado en tres olimpiadas.