La cantante, quien reaparecerá el domingo en la noche del GRAMMY, resta importancia a las críticas por tener libras de más

Por jpagan
Updated Febrero 08, 2012
Anuncio
Credit: Getty Images

Con los GRAMMY a la vuelta de la esquina, todos hablan de Adele.

La cantante aguarda por su regreso al escenario el próximo 12 de febrero, en la que será su primera presentación desde que fue operada de las cuerdas vocales en noviembre pasado. Además, es una de las favoritas para triunfar en grande esa noche, pues ostenta seis nominaciones, incluida la de Álbum del año.

Pocos conocen que para triunfar la británica de 23 años ha tenido que sobreponerse a las desiluciones amorosas que inspiran sus temas, a un hogar roto y a la posibilidad de casi perder su voz.

Y mientras el modisto Karl Lagerfeld comentó que ella “está un poquito gorda”, Adele siempre ha estado orgullosa de sus curvas. “Nunca he querido lucir como las modelos que salen en las portadas de las revistas”, dijo. “Represento a la mayoría de las mujeres y estoy muy orgullosa de eso”.