Nohelia Castro
January 17, 2017 AT 09:48 AM EST

En los cuatro meses de grabaciones de la serie Su nombre era Dolores, la Jenn que yo conocí (Univisión), la protagonista Luz Ramos contó que sufrió un cambio emocional y físico tan grande que dejó de reconocerse a sí misma y llegó a sentir que, en verdad, era Jenni Rivera.

La novel actriz cree que la escogieron para esta versión sobre la vida y carrera de la desaparecida “Diva de la Banda”, entre muchas otras actrices, porque su esencia es muy similar.

“Yo creo que vieron en mí que era una niña de pueblo. Yo nací en Autlán, Jalisco, me encanta la banda, me encanta la cerveza, me encanta el tequila, soy una mujer un poco rústica”, contó entre risas a MezcalTV.

Luz dijo que tuvo que aumentar 24 kilos para hacer el personaje.

“Yo empecé en 56 kilos y llegué hasta 80; entre cada escena me llevaban mis quesadillas, mi pan dulce, me consentían mucho, lo disfruté bastante. Ahora hay que bajar. Ya llevo diez kilos abajo, vamos poco a poquito”.

Su rostro también sufrió una transformación.

“Eran más de dos horas todos los días para maquillarme. Lo primero fue que me arrancaron la ceja, me la depilaron, era el diseño de la ceja dependiendo de la época”.

Luz afirmó que llegó a olvidarse de cómo era ella misma.

“Yo despertaba con un cuerpo nuevo y una cara nueva y ya ni siquiera me acordaba de cómo era Luz. Fue de verdad un cambio muy fuerte, me costaba caminar, no podía amarrarme los tenis, me agitaba muy rápido”.

La actriz dijo que Jenni le cumplió su sueño y ahora que siente el cariño del público, llora de la emoción.

“Yo salí hace muchísimos años de mi pueblo a la Ciudad de México y Jenni Rivera me cumplió mi sueño de que confiaran en mi y se me diera esta gran oportunidad.

“Estuvimos en la Plaza México, donde proyectaban el primer capítulo, y el que la gente se acercara a mí y me dijera ‘gracias por interpretar a mi diva’; yo creo que es mágico, ellos me recuerdan que ha valido la pena.

You May Like

EDIT POST