March 24, 2017 AT 09:14 AM EDT

 

Licenciado en psicología, José Vicente Spataro descubrió que su verdadera vocación y pasión era escribir tras cursar diferentes talleres narrativos durante sus estudios de periodismo. Luego de haber dejado su huella como escritor en exitosas telenovelas como Bajo el mismo cielo, La impostora y La patrona, hoy tiene cautivado al televidente con La doña, la actual apuesta estelar de la cadena Telemundo que protagonizan Aracely Arámbula, Danna Paola y David Chocarro.

En entrevista con People en Español el escritor nos revela los secretos detrás de esta historia y nos avanza algo del ‘sorpresivo’ final que tendrá el melodrama.

La doña es la segunda adaptación que hace Telemundo de la novela escrita por Rómulo Gallegos. ¿Llegó a ver la Doña Bárbara de Edith González?
Sí la vi, fue magistralmente escrita por Valentina Párraga y tuvo mucho éxito. La siguen transmitiendo en muchos países.

¿Le influenció en algo esa adaptación a la hora de crear La doña?
Aunque la base es la misma, la historia de La Doña no ocurre en el campo, sino en Ciudad de México. Eso generó grandes diferencias porque los personajes de una gran ciudad no pueden comportarse de una forma tan salvaje y anárquica, aunque sí manipulan las leyes y se amparan en la corrupción para cometer delitos.

¿Cómo surge la nueva ‘doña’?
Telemundo me pidió hacer una versión moderna y citadina de Doña Bárbara y aproveché esta oportunidad para reflejar problemas sociales tan terribles como los femincidios y la violencia de género. En ese sentido me nutrí mucho de la realidad para crear esta historia. Investigué casos reales de bandas de jóvenes adinerados que abusan y asesinan a jóvenes humildes sin recibir ningún castigo. Por desgracia es algo muy frecuente en Latinoamérica y especialmente en México.

¿Cuál fue el mayor reto a la hora de crear esta adaptación?
Mi mayor reto fue precisamente alzar la voz por esas mujeres que nunca fueron escuchadas. Es un compromiso enorme que debe abordarse con realismo, pero también con mucho respeto hacia las víctimas y sus parientes. Hay miles de familias que siguen esperando justicia por sus hijas abusadas y asesinadas.

¿Cómo ha sentido la respuesta del público ante la nueva ‘doña’?
La respuesta del público ha sido mi mayor recompensa. Es una serie triunfadora, que ha roto récords de audiencia en su horario. Pero lo más importante es la pasión con la que el público sigue a La Doña, cómo se conectan con nuestros personajes y viven las mismas emociones que ellos.

¿A qué personaje le tiene más cariño?
A la Doña. Altagracia Sandoval es un personaje tan hermoso, complejo, intenso… Y la actuación de Aracely Arámbula ha sido absolutamente magistral. Aracely ha sabido darle todos los matices que tiene el personaje. Su interpretación es tan fascinante que el público la ama y la comprende, a pesar de las injusticias que la Doña comete.

Aracely Arámbula
Cortesía TELEMUNDO

¿Y cuál le resultó más difícil a la hora de abordarlo?
Creo que el personaje más difícil de abordar fue Saúl, nuestro protagonista, porque inicia como un hombre muy correcto y creyente de las leyes, pero luego va perdiendo esa fe en la justicia. Además se encuentra con otro conflicto moral muy complejo, al involucrarse con dos mujeres sin saber que son madre e hija.

¿Qué nos puede avanzar de la etapa culminante de La doña?
A pesar de las sospechas del público, el final sí va a sorprenderlos. Es lo único que puedo adelantar.

La telenovela tiene divididos a los televidentes ya que unos quieren que Saúl se quede con Altagracia (Arámbula) y otros con Mónica (Danna). ¿Algún mensaje para tranquilizarlos?
No puedo decirles con quién se quedará Saúl, pero quiero que piensen, más allá del amor por un hombre, en el amor entre una madre y una hija. Eso diferencia esta historia de muchas otras, y presiento que al final los fans se sentirán conmovidos y satisfechos.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

¿Cuándo y cómo surge su pasión por escribir?
Soy licenciado en psicología y luego inicié estudios de periodismo, donde comencé a cursar talleres de narrativa y descubrí que mi verdadera pasión y vocación es escribir. No hay nada mejor que dedicarse a lo que uno ama.

¿Cómo definiría su estilo como escritor de telenovela?
Es un estilo realista y con consciencia social, sin perder de vista que la emoción es lo más importante en todo proyecto.

¿Qué opina de la evolución que está sufriendo el género de la telenovela?
Es un cambio positivo. Un nuevo reto para quienes llevamos varios años escribiendo. El público exige historias cada vez más innovadoras y con las que puedan identificarse.

¿Qué tanto siente que ha cambiado?
Ha cambiado mucho. Hay innovación en cuanto a los temas que tratamos, el ritmo y la extensión de las historias.

Según su criterio, ¿qué tiene que tener una buena telenovela para que funcione?
Debe tener alma, que el público “sienta” lo que está sucediendo. Eso sólo se logra con personajes bien construidos, fieles a sí mismos y con los matices y errores de la gente real, personajes hermosamente imperfectos.

You May Like

EDIT POST