Moisés González
May 11, 2018 AT 07:17 AM EDT

Telemundo desveló este jueves todas las novedades de su programación para la temporada de 2018-2019. Como no podía ser de otra forma dado su innegable éxito, las superseries seguirán teniendo gran protagonismo con el regreso de exitosas historias como Señora Acero, La reina del sur y El señor de los cielos, que ya tiene confirmada una séptima temporada. Pero la cadena tampoco se olvida de las telenovelas, a las que ha bautizado como series dramáticas.

Además de la tercera temporada de Sin senos sí hay paraíso, la adaptación del exitoso melodrama colombiano Yo soy Betty, la fea, que se dará a conocer bajo el título Betty en Nueva York, Telemundo alista dos nuevas producciones originales.

Una de ellas es Falsa identidad, que narrará la historia de Isabel y Diego, dos extraños que tendrán que huir de su pasado para escapar de sus enemigos. En su lucha desesperada por sobrevivir, ambos asumirán nuevas identidades y se harán pasar por una pareja felizmente casada, lo que traerá aún más conflictos y enredados a su complicada vida.

Falsa identidad, que producirá Argos Comunicación, responsable de éxitos como El señor de los cielos, Señora Acero y, más recientemente, Enemigo íntimo, aún no tiene protagonistas confirmados.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

La otra serie dramática que prepara la cadena es Prisionero Número Uno, una ambiciosa producción que contará con la actuación protagónica de Erik Hayser, el novio de Fernanda Castillo. El actor mexicano, a quien vimos en las pantallas de Telemundo en 2014 como galán de Aracely Arámbula en el melodrama Los miserables, interpretará a Carmelo Alvarado, un inmigrante trabajador que migra a los Estados Unidos para escapar de la pobreza y, después de encontrar un éxito moderado, es deportado a México.

De vuelta a casa, el carisma y la apariencia agradable de Carmelo eventualmente lo llevan a un programa de televisión, donde los comentarios políticos contundentes del anfitrión sobre el nuevo presidente de Estados Unidos le dan una popularidad masiva y una audiencia a la misma altura.

Este inesperado éxito catapulta a Carmelo a la vida política y, finalmente, hasta la presidencia de México. Aquí, sin embargo, lo esperan problemas. Los colaboradores más cercanos de la estrella de la televisión ahora convertido en presidente, traicionan su confianza y lo encarcelan, ganándole el nuevo título de Prisionero Número Uno.

You May Like

EDIT POST