September 13, 2017 AT 01:37 PM EDT

Temporada tras temporada, Josep Font, el director creativo de Delpozo, encuentra inspiración en el mundo del arte para dar vida a unos diseños inconfundibles por sus volúmenes, cortes y colores. En esta ocasión el catalán se inspiró en la serie de pinturas Swimming Pool, de Maria Svarbova y la música del compositor Xavier Cugat.

Sobre la pasarela vimos siluetas circulares, mangas muguet, vestidos marcados en la cintura, volantes, pliegues y mucho tul en una deliciosa combinación de tonos pastel y neón.

Getty

El maquillaje, como es ya habitual en este desfile, se centró el los ojos y consistió en una bruma de purpurina anaranjada y un eyeliner fluorescente en el mismo tono. La piel se mantuvo mate y con el color natural a excepción de un toque de rubor muy sutil en las mejillas.

Si te gustan los brillos y sombras con purpurina, ya sabrás lo difícil que es conseguir que se mantgenga en su sitio, para eso la maquilladora recomendó usar un primer en los párpados antes de aplicarla, maquillar completamente los ojos y

La maquilladora Mónica Marmo consiguió este look que parecía salido de un cuento de hadas usando la sombra Melrose Eyeshadow (de la colección primavera 2018) y el lado derecho del pack Frenzy Dual-Intensity Blush de Nars. Mientras delineaba con un pincel los ojos de las modelos explicaba a la prensa que una de las directrices en las que el diseñador siempre insiste es que el look no incluya nada de rímel. “A Josep no le gusta”.

La maquilladora también aclaró que no usó ningún producto de color ni fijador en las cejas, solo las despeinó con sus dedos en la dirección contraria a la que crece el pelo para lograr ese efecto natural que siempre busca Font.

El peinado estuvo a cargo del equipo de Aveda y su estilista Jay Braff, que decidió apartar el pelo de la cara recogiéndolo en una trenza muy tirante, que después terminaba enroscada en la nuca con muchas horquillas, resultando en un moño bajo muy elegante.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

You May Like