June 14, 2018 AT 02:57 PM EDT

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

Desde que se comprometió con el príncipe Harry, Meghan Markle se ha vuelto en la favorita de los fotógrafos, al igual que de millones de fanáticos alrededor del mundo, que ven su historia de amor como la de una princesa de cuento. Gracias a su nueva vida la actriz americana ahora vive en Londres y se codea con la familia real. Su vida ha dado un cambio de 360 grados y su estilo también. Ahora la vemos luciendo atuendos más chic, sobrios y elegantes, dignos de su título de duquesa de Sussex y muy a la altura de los importantes que evento a los que le toca asistir. Con su sonrisa, personalidad y buen gusto, Markle no solo conquistó el corazón del príncipe, sino también el de su abuela la reina Isabel II, quien a solo semanas de la joven se convirtiera en su nieta política ya hasta la invitó a que la acompañara a una serie de compromisos que tenía en la parte noroeste de Inglaterra.

Para la importante ocasión, donde fue la acompañante oficial de la reina, Markle estuvo muy a la altura eligiendo un sobrio y elegante vestido crema de Givenchy, hecho especialmente para ella por Clare Waight Keller, directora creativa de la marca. La duquesa combinó la pieza con una correa negra y un minibolso de dicha casa de moda, y zapatos negros de punta de Sarah Flint.

Neil Mockford/GC Images

La reina Isabel II no se quedó atrás y como de costumbre eligió un llamativo atuendo para cumplir con sus compromisos en compañía de la esposa de su nieto. La reina lució un vestido crema con estampado floral con un abrigo verde, un sombrero del mismo color, zapatos negros y guantes.

Sin duda este par está dando mucho de qué hablar, no solo por sus fabulosos looks, sino también por la complicidad que tienen y que se nota en todas las fotos.

You May Like

EDIT POST