Irene San Segundo
February 23, 2018 AT 10:39 AM EST

El gigante sueco de la moda low cost H&M y la holandesa C&A están investigando un informe publicado en el Financial Times en el que se las acusa de utilizar presos de una cárcel china como parte de su cadena de montaje.

Las acusaciones las hace un expresidario británico, Peter Humphrey, que pasó 23 meses en una prisión de Shanghai por recopilación ilegal de datos privados de ciudadanos chinos, cargos que él niega, según informa la agencia de noticias Reuters. En su reporte al diario financiero, Humphrey explica que fue testigo de cómo los presos eran forzados a fabricar partes de paquetes para marcas como C&A, H&M y la tecnológica 3M.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

En el mismo informe se detalla que fue testigo de cómo los presos fabricaban también textiles, pero no especifica para qué marcas.

Por su parte, las firmas involucradas en el escándalo se han apresurado a responder ante los medios de todo el mundo que se han hecho eco de la noticia.

“Es completamente inaceptable llevar la fabricación a las prisiones y viola las normas que nuestros proveedores deben cumplir”, ha declarado una portavoz de H&M.

Jeffrey Hogue, el portavoz de sostenibilidad de C&A ha declarado también que investigarán a fondo estas acusaciones. “Tenemos tolerancia cero hacia cualquier forma moderna de esclavitud, incluido el trabajo forzado o trabajos en la prisión. Si detectamos un caso inmediatamente daremos por terminada nuestra relación con ese proveedor”, ha declarado Hogue en un comunicado publicado por Reuters.

You May Like

EDIT POST