People en Espanol logo

Manténgase conectado

Suscríbete

Anúnciate con nosotros

Más

Skip to content

Ponte Bella

Adamari López pone en práctica consejos de moda y belleza de su madre

Publicado

Adamari López aprendió mucho sobre moda y belleza de su madre Vidalina Torres. Torres falleció en el 2012 tras batallar contra el cáncer, pero le dejó a su hija muchas lecciones. “Mi mamá me encantaba porque se arreglaba. Era maestra y siempre estaba combinadita, planchada y nos enseñó desde chiquitos”, cuenta la actriz puertorriqueña, quien pone en práctica algunas de esas lecciones para arreglar a su hija Alaïa. Y agrega de su mamá: “Iba una vez por semana a hacerse un peinado o se hacía un teasing con spray y le quedaba el pelo que no se le podía tocar. Siempre iba muy maquilladita”.

Hoy la presentadora de Un nuevo día (Telemundo), quien es la nueva imagen de Aveeno, recuerda como su madre la vestía elegante desde que era niña. “En mi casa me vestían para las procesiones para que la gente me viera. En la casa yo era la chiquita y me querían mucho. Decían: ‘Miren a nuestra niña’. Siempre me recuerdo con trajecitos de hilo”, dice. “Fui una niña que siempre estuvo vestidita y con Alaïa hacemos lo mismo”. Y añade de su hija, quien la acompaña en la campaña de Aveeno: “No dejamos a Alaïa nunca en pañal, siempre está vestida”.

Mami Feliz Cumpleaños hasta el cielo 🙏🏻 Te Amo y te extraño mucho! #HappyBdayVidalina #MiMamiyYo

A post shared by Adamari López (@adamarilopez) on

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

López confiesa que así como ella aprendió de su propia madre, Alaïa heredó su gusto por la moda y los productos de belleza. “Era coqueta, me preocupaba siempre desde chiquita como lucía”, admite risueña. “Me maquillaba porque salía en las novelas y porque me gustaba. Siempre tuve la consciencia de quitarme el maquillaje. Mi mamá me hacía bañarme todos los días”. Su bebé también se maquilla imitándola y está aprendiendo de Adamari a cuidarse. “Nada mejor que te den un masaje y que te consientan. A veces hacerme el pelo y el maquillaje me hace sentir como en un spa”, concluye López. “Me encantan los zapatos, las carteras, los anillos pero un spa, un buen masaje o una caricia del marido es mejor”.