Teresa Aranguez
July 16, 2017 AT 10:49 AM EDT

Una madre del Sur de Carolina mató a la mujer que consideraba la novia de su marido para después huir de la escena del crimen y matar a disparos a sus hijos, uno de ellos fruto de su relación con su esposo. La terrible historia acaba con su suicidio en el parking de una gasolinera, tal y como apunta la policía.

Jessica Edens, de 36 años, fue quien disparó y mató Meredith Leigh Rahme, de 28, tal y como apuntó el jefe de policía Ken Miller en conferencia de prensa.

Poco después de este primer asesinato, el cuerpo de Edens apareció sin vida junto al de sus dos hijos, la pequeña Harper, de 5 añitos, y su hijo Hayden, de 9, en el coche de la mujer por disparos.

“Por lo que hemos reunido, Jessica Edens y Ben estaban separados en el momento del incidente, y había varios problemas con la custodia en lo que se refiere a uno de los hijos, el que tenían en común”, añadío Miller.

La pareja tenía una hija, Harper, y Hayden era hijo de una relación anterior de Jessica. La noche anterior al terrible suceso, Ben llamó a la policía para advertirles que estuvieran pendientes de los niños porque había recibido una serie de mensajes de su mujer, aseguró la policía a WSPA-TV.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

Incluso el marido preguntó a la policía si podría usar estos mensajes en el juicio sobre la custodia de su hija contra la asesina. Cuando los oficiales llegaron a la casa de Jessica, vieron a los niños viendo una película y comiendo palomitas.  Pero la madre aseguró a las autoridades que se encontraba desprotegida tanto por su marido como por la mujer con la que estaba saliendo.

Según la policía Jessica no mostraba señales de comportamiento errático o inestable en absoluto. Sin embargo, los problemas de la pareja venían de atrás ya que las autoridades contaban con múltiples llamadas de la expareja por disputas personales. Tanto Ben como su novia asesinada se habían separado de sus anteriores parejas en los ultimos meses.

 

You May Like