Redacción People en Español
March 30, 2017 AT 02:57 PM EDT

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

En un incidente trágico incidente que ha causado consternación, un perro de la raza bull terrier inglés mató a su dueño mientras concedía una entrevista a un equipo de la BBC en su casa al norte de Londres.

Mario Perivoitos, de 41 años, fue mordido en el cuello por el animal en su casa de Wood Green el pasado 20 de marzo ante la mirada atónita de los dos empleados de la BBC, que llamaron inmediatamente a las autoridades. La víctima fue trasladada a un hospital donde falleció a causa de las heridas.

Un residente del edificio, Geoff Morgan, escuchó a la víctima gritar. “¡Apártanelo! ¡Apártenlo de mí!… Gritaba muy alto. Su cuello estaba sangrando. Había mucha sangre”, añadió.

Según sus vecinos, esta no fue la primera vez que el perro había agredido a su dueño. En declaraciones al diario The Guardian, un vecino que dijo llamarse Tayfun comentó que “al menos hubo una o dos ocasiones previas en las que el perro lo atacó. Seis o siete meses atrás, el perró le mordió en la pierna. Oímos cómo gritó al perro y salió corriendo con su pierna ensangrentada”.

No obstante, aclaró que “nunca” vio que la mascota fuera “violenta” y dijo que Perivoitos “lo amaba más que a sí mismo”.

Otra residente del edificio, que no reveló su nombre,  también se mostró sorprendida por el ataque. “El perro era su mundo. Si salía de la casa, se podía oír al perro llorar. Siempre cuidó de su perro: si no tenía dinero, siempre me pedía dinero para poder comprarle comida. Todo es muy extraño”, dijo al rotativo.

Un perro bull terrier inglés, de la misma raza del de esta imagen, atacó y mató a su propietario en el norte de Londres.
Dan Kitwood/Getty Images

El animal está en custodia de las autoridades en una perrera local. Los bull terrier ingleses no están considerados peligrosos bajo la ley inglesa.

De acuerdo a la autopsia, la causa de la muerte fue un shock hipovolémico causado por una considerable pérdida de sangre.

La BBC aclaró en un comunicado que el ataque no fue grabado por sus empleados. “El equipo, que estaba trabajando en un documental para la BBC, estaba presente, pero no grabando, cuando se produjo el incidente”.

Las autoridades interrogaron a los dos reporteros de la BBC porque el apartamento tenía orden de cierre, lo que impide la entrada al mismo de cualquier persona que no sea su residente, con el fin de evitar así transacciones de droga u otras actividades ilegales.

Algunos vecinos del edificio aclararon que Perivoitos había causado más de un problema en el vecindario. Uno de ellos, que dijo llamarse Pierre, declaró a The Guardian que “mucha gente entraba” en el apartamento de la víctima, donde “se producían peleas, gritos. Un par de veces se llamó a la policía, que incluso tuvo que tirar la puerta abajo”.

“Era una casa de drogas”, añadió Tayfun al mismo medio. “Mucha gente fumaba. Había agujas por todas partes”.

You May Like

EDIT POST