People en Espanol logo

Subscribeme

Manténgase conectado

Suscríbete

Anúnciate con nosotros

Más

Skip to content

Noticias

Un hombre gay acusa a una polémica iglesia evangélica de sacarle "los demonios" a golpes

Publicado

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

El servicio dominical en la iglesia evangélica Word of Faith Fellowship de Spindale, Carolina del Norte, un día de enero de 2013 concluyó de una manera inusual y violeta para Matthew Fenner.

Sin mediar palabra, una veintena de feligreses encabezados por el líder de la congregación rodearon al muchacho de 21 años y le empezaron a propinar una paliza. Durante unas dos horas recibió puñetazos, golpes y patadas, e incluso en un momento lo agarraron por el cuello para zarandearlo.

¿Se había robado el dinero de la parroquia?

No, el motivo de la brutal agresión era otro, según denunció Fenner a la policía y contó un año después en una entrevista con el canal local de televisión WSPA. Lo que buscaba era extraerle “los demonios homosexuales que tanto desprecian”.

Más de cuatro años después, el joven –que es gay– fue el primer testigo en subir al estrado el jueves en el juicio contra la ministro de la Iglesia imputada por secuestrarlo y agredirlo ese día, informó el diario The Washington Post. Brooke Covington, de 58 años, es la primera de cinco miembros de la congregación en ser juzgados en relación a este caso. Todos se han declarado no culpables.

Brooke Covington
Brooke Covington
Kathy Kmonicek/AP Photo

 

En su testimonio ante el tribunal, Fenner aseguró que mientras recibía los golpes pensaba que “iba a morir” y que Covington le aseguraba que Dios “había dicho que hay algo equivocado en tu vida”.

La defensa de Covington respondió que el joven había agradecido públicamente que lo hubieran salvado de “una vida de pecados” y que en ningún momento pidió que se le dejara de pegar, informó el rotativo.

La iglesia Word of Faith creada en 1979 y que cuenta con unos 2,000 repartidos en varios países, ha sido blanco de acusaciones similares en el pasado que la han puesto en la mira de las autoridades.

Una investigación de la agencia Associated Press basada en entrevistas a 43 exmiembros reveló que puñetazos, empujones contra la pared, tirar al suelo o apretar el cuello con las manos era prácticas comunes que tenían como objeto “purificar” a las víctimas.

“Vi a muchas golpizas a lo largo de los años. Niños a los que se les daba un puñetazo en la cara, a los que se les llamaba satanistas”, dijo a al agencia de noticias Katherine Fetachu, de 27 años, quien durante 17 formó parte de la congregación.

En su cuenta de Twitter, la Iglesia rechazó las acusaciones de sus antiguos feligreses calificándolas de “mentiras” y compartió videos de familiares o exesposos de los acusadores respondiendo a sus “falsedades”, que en algunos casos atribuyen a su “odio” hacia los líderes de Word of Faith.

Entre otras alegaciones, los exmiembros también aseguraron que dentro de la Iglesia se habían producido abusos sexuales, incluso a menores. En una conversación grabada secretamente por sus correligionarios, la cofundadora y líder de World of Faith, Jane Whaley, admite conocer un caso de abuso sexual de tres menores, pero que no lo denunció a las autoridades, según AP.

La agencia también señaló que la Iglesia impone un estricto código de conducta que prohibe el ver televisión, leer periódicos, ir al cine o comer en restaurantes donde suene música. Asimismo, regula con quién sus miembros pueden contraer matrimonio.