Carolina Trejos
November 29, 2017 AT 05:32 PM EST

Un criminal de guerra murió este miércoles luego de beberse un aparente veneno en la audiencia judicial del Tribunal de La Haya en el que se le condenaba a veinte años de prisión por cometer atrocidades durante el conflicto de Bosnia en los años noventa.

Slobodan Praljak no es un criminal de guerra”, dijo el exmilitar bosniocroata después de echar la cabeza hacia atrás para tomarse el contenido de una pequeña botella, ante la consternación de los abogados, jueces y funcionarios presentes en una de las salas del tribunal de Naciones Unidas creado para juzgar las atrocidades cometidas durante la desmembración de la antigua Yugoslavia.

Una de las abogadas de Praljak, de 72 años y quien era director de cine antes del conflicto, fue la que dijo ante el estupor de los presentes que su cliente se había tomado un veneno. El juez Carmel Agius, que había pedido al acusado que se sentara, detuvo el juicio y ordenó llamar al servicio de emergencia.

AFP/Getty Images

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

Un portavoz del tribunal informó en un principio que Praljak estaba vivo y recibiendo tratamiento médico, pero posteriormente la televisión estatal croata informó que había muerto.

El exmilitar era uno de los seis militares de origen croata a los que el tribunal internacional había confirmado sus condenas a prisión por los crímenes de guerra cometidos contra la población musulmana de Bosnia, con la que se disputaba el control del antiguo territorio yugoslavo.

En el caso de Praljak se le desestimaron algunas de las responsabilidades, pero los magistrados le mantuvieron la pena de veinte años.

Se espera que los responsables del tribunal pongan en marcha una investigación para determinar cómo el acusado logró entrar el recipiente que tenía en su bolsillo burlando lo que deberían ser estrictas medidas de seguridad.

You May Like

EDIT POST