Mayra Mangal
January 12, 2018 AT 02:23 PM EST

Inasequible al desaliento, el presidente Donald Trump es el centro este viernes de una enorme polémica después de que se le atribuyeran  expresiones insultantes hacia países como Haití o El Salvador en una reunión con legisladores de ambos partidos.

De acuerdo a varios medios, el mandatario de 72 años calificó el jueves en la junta a puerta cerrada de “países de mierda” a esas y otras naciones, al tiempo que se preguntó por qué no se estimulaba en cambio la llegada de inmigrantes de países como Noruega.

Las palabras de Trump han generado una catarata de reacciones negativas y han sido calificadas de racistas por sus críticos, entre los que se encuentran incluso miembros de su propio partidos. Varios países africanos y centroamericanos ya han pedido explicaciones a los diplomáticos estadounidenses en su países, mientras que el embajador estadounidense en Panamá, John Feeley, anunció su renuncia al cargo por no verse capaz de seguir sirviendo a las órdenes del presidente.

El presidente salvadoreño, Salvador Sánchez Cerén, exigió respeto hacia su país y calificó el insulto de un “golpe a la dignidad”.

La Unión Africana, el organismo multilateral que reúne a los países del continente, calificó las palabras atribuidas al presidente de “racistas”, el mismo calificativo que usó el alto comisionado de las ONU para los derechos humanos.

Tras la tormenta internacional desatada por la filtración anoche de sus presuntas palabras al The Washington Post , Trump negó en las redes que las informaciones aparecidas sobre la reunión sean ciertas.

“[Yo] nunca dije nada denigrante sobre los haitianos, más allá de que Haití es, obviamente, un país muy pobre y con muchos problemas”, dijo el mandatario en un tuit. “Mantengo una relación maravillosa con los haitianos. Probablemente tendré que grabar mis juntas en el futuro, ¡Desafortunadamente no hay confianza!”.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

Sin embargo, el senador demócrata Dick Durbin confirmó a MSNBC  las palabras del mandatario y que usó el término “países de mierda” varias veces durante la junta.

“[Lo que dice Trump] no es cierto”, afirmó el senador de Illinois este viernes. “Utilizó estas palabras llenas de odio y lo hizo repetidamente”.

“No puedo creer que,en la historia de la Casa Blanca, en esa Oficina Oval, ningún presidente haya hablado jamás con las palabras que personalmente le escuché decir ayer”, dijo visiblemente incómodo. “Ustedes han visto sus comentarios en la prensa”, continuó, “no he leído uno solo que no sea preciso”.

La reunión con legisladores de ambos partidos tenía como fin discutir el candente tema del futuro del mandato de Consideración de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia, conocido como DACA, por sus siglas en inglés.

También se discutió el tema del programa de Estatus de Protección Temporal (TPS, por sus siglas en inglés) que da acogida a emigrantes de países como Haití, El Salvador o Sudán, que han sufrido catástrofes naturales o conflictos armados.

De acuerdo a lo aparecido en la prensa, cuando Durbin y el senador republicano y Lindsey Graham le plantearon al presidente un proyecto de ley para otorgarle visa los beneficiados del TPS cuando expire, el magnate se preguntó “¿por qué tenemos a toda esta gente de países de mierda viniendo aquí?” y por qué no se insta a emigrar a ciudadanos de países como Noruega.

El portavoz de la Casa Blanca, Raj Shah, aseguró en un comunicado que Trump “está luchando por encontrar soluciones permanentes que hagan a nuestro país más fuerte recibiendo a aquellos que puedan contribuir a nuestra sociedad, hacer crecer la economía y asimilarse en nuestra gran nación”.

You May Like

EDIT POST