Friedemann Vogel/Getty Images
Celeste Rodas de Juárez
December 19, 2016 AT 05:32 PM EST

El jugador delantero del equipo de fútbol Chapecoense, Alan Ruschel, cree que cambiar de asiento a última hora puedo haber sido el factor que le salvó la vida en el fatídico accidente aéreo del pasado 28 de noviembre en las cercanías de Medellín, Colombia. Recordamos que ese día todos los jugadores de ese equipo viajaban en un vuelo de LaMia para jugar la final de la Copa Sudamericana frente al Atlético Nacional en ese país.

En su primera conferencia de prensa el sábado, realizada en el estado de Santa Catarina, Brasil, el  zaguero del Chapecoense reveló que se había sentado en la parte trasera del avión, pero Cadu Gaúcho, un directivo del equipo, le pidió que se sentara más adelante y dejara a los periodistas juntos en esa parte del avión. “Yo no quería, pero entonces vi a Jackson Follman (arquero del equipo) y él insistió en que me sentara a su lado”,  dijo.

Gracias a ese cambio, el atleta de 27 años es uno de los seis sobrevivientes de ese siniestro y ahora puede agradecer ese milagro: “No tengo palabras para explicar lo que estoy sintiendo. Es una mezcla de sentimientos, una alegría grande por poder estar aquí de nuevo, sentado aquí. Pero al mismo tiempo es un luto por haber perdido a muchos amigos”, comentó entre sollozos.

Seguimos em frente,sem olhar pra trás! Que Deus nos abençoe 🙏 #vamoschape🏹🎾⚪️

A post shared by Alan Ruschel (@alanruschel) on

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

Ruschel aseguró que quiere regresar a Colombia para agradecer a los médicos que lo atendieron allí el hecho de que esté vivo. También quiere visitar personalmente a cada una de las familias de sus compañeros de equipo fallecidos. Y prometió volver a jugar pronto.

“Como una lección, esta tragedia enseña que tienes que seguir viviendo”, declaró. “Debes aprovechar algunas cosas y portarte bien con los demás. Cuando llegué aquí hoy (este sábado), tuve la sensación de que estaba viniendo a casa. Prometo dar mucha felicidad a este equipo. Con mucho esfuerzo y trabajo duro, voy a volver para jugar pronto”, dijo.

Poco antes de dejar el hospital, el agradecido deportista también había colocado un emotivo mensaje en su cuenta de Instagram, el cual aparece reproducido sobre estas líneas. El mismo comienza con una humilde reflexión: “Los planes de Dios son más grades que los míos. Tan grandes son, que no los puedo ni imaginar…”.

Sus fans siguen de cerca el progreso de su convalecencia y volver a verlo en el terreno de juego en un futuro no muy lejano, seguramente será un momento memorable.

 

You May Like

EDIT POST