August 15, 2017 AT 05:17 PM EDT

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

En medio de fuertes protestas por su respuesta a los trágicos eventos en Charlottesville, el presidente Donald Trump volvió a culpar este martes a “ambos lados” por la violencia que rodeó al encuentro de grupos racistas y partidarios de la supremacía blanca el pasado sábado en la localidad de Virginia.

“Creo que hoy culpa en ambos lados”, dijo el mandatario en unas declaraciones en el vestíbulo de la torre Trump, donde se alojará unos días, en su primer regreso a su casa de Nueva York en siete meses. “Qué hay de la izquierda alternativa que cargó contra lo que llaman la derecha alternativa. ¿No tienen ninguna responsabilidad”.

Esa equiparación entre los grupos racistas y neonazis, que se encuadran en lo que se conoce como derecha alternativa, con los manifestantes que los enfrentaron en Charlottesville para protestar su mensaje de odio seguramente dará nuevos aires a las acusaciones de que el presidente es muy displicente con los supremacistas blancos.

Trump ya recibió fuerte críticas por su primera respuesta a lo ocurrido en la localidad de Virginia, en los que murió una joven y decenas resultaron heridos, al considerar que “ambos lados” tenían responsabilidad.

Ciro Gutiérrez
Ciro Gutiérrez

Eso levantó una polvareda de críticas que lo obligaron el lunes a leer una declaración de condena sin paliativos a las organizaciones racistas y neonazis.

Por eso, sus palabras de hoy parecen un paso atrás y alentarán protestas como la que lo recibió el lunes en las afueras de la torre Trump, a cuyo alrededor se congregaron miles de personas descontentas con el presidente, a quien tanto bullicio parecía no afectar.

En un tuit  dijo que estaba muy contento de regresar a casa y que acudiría a diversas reuniones.

Afuera de su lujosa residencia en la Quinta Avenida, los protestantes corearon “No KKK! ¡No Racista EE.UU. F-Trump!”. Otros portaban carteles que decían “Silencio blanco igual a la muerte”, así como mensajes a favor de la paz.

Ciro Gutiérrez

 

Ciro Gutiérrez

Los graves enfrentamientos del sábado alcanzaron su momento más dramático cuando un vehículo arrolló a un grupo de manifestantes contrarios a la marcha racista. Una joven de 32 años, Heather Heyer, perdió la vida.

La policía ha acusado a James Alex Fields Jr, de 20 años y presuntamente simpatizante de grupos racistas, de conducir el vehículo.

Pocas horas después del atropello, dos policías estatales de Virginia parte del dispositivo de seguridad montado para la marcha en Charlottesville murieron al estrellarse el helicóptero que pilotaban.

You May Like

EDIT POST