Alexander Mabry-Paraiso
February 26, 2017 AT 09:22 PM EST

Como era de esperar, el arranque de la gala de los Oscar fue todo un espectáculo, que en la entrega número 89 de los premios de la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas estuvo a cargo de Justin Timberlake, quien entró en el Dolby Theater de Los Ángeles cantando y bailando “I Can’t Stop The Feeling”.

Después de poner a todo el teatro en pie, Timberlake dio paso a Jimmy Kimmel que subió al escenario diciendo que “no era el hombre para unir el país”, contestando así a aquellos que le habían pedido que usase su posición para convencer a los millones de espectadores de que dejasen a un lado sus diferencias por un bien común.

Kimmel hizo un repaso cómico de todas las nominaciones haciendo especial hinapié en la “inmerecida” 20 nominación de Meryl Streep, haciendo así referencia a las palabras del presidente Donald Trump, quien tuiteó durante su campaña electoral que la actriz era la más sobrevalorada.

“Que increíble año para el cine. Los negros salvaron a NASA y los blancos salvaron el jazz. A eso llamó progreso”, bromeó Kimmel.

Seguido llegó el momento de conocer al ganador del Oscar a Mejor actor de reparto de la mano de Alicia Vikander. Honor que recayó en Mahershala Ali por su papel en Moonlight, quien emocionado dedicó el galardón a su esposa, “quien dio a luz a nuestra hija hace cuatro días”.

Al volver de comerciales, se entregaron dos Oscar más: mejor peluquería y maquillaje, que fue para Suicide Squad; y mejor vestuario, que se llevó Fantastic Beast And Where To Find Them.

Las tres actrices protagonista de Hidden Figures: Taraji p. Henson, Octavia Spencer y Janelle Monae dieron la bienvenida al escenario a una de las trabajadoras de la NASA, de avanzada edad, cuya obra relata la cinta. Después entregaron el Oscar al Mejor documental: O.J. Made in America.

Dwayne Johnson presentó la actuación de su “gemelo” Lin-Manuel Miranda, quien junto a la actriz cantante Auli’li Cravalho, interpretó el tema central de la película animada Moana: “We Know The Way”.

Kimmel hizo que llovieran caramelos, que cayeron sobre la audiencia en pequeños paracaídas. “Deberíamos dar los Oscar así al año que viene”, dijo el presentador.

Poco después llegó el momento de conocer los Oscar honorarios, entre los que se encontraba Jakie Chang. El actor chino fue reconocido por toda una carrera dedicada a las artes audiovisuales y por su increíble “creatividad”.

Así llegamos a otro de los grandes momentos de la noche: la entrega del Oscar a la Mejor actriz de reparto.

Viola Davis fue la ganadora de esta categoría por su interpretación en Fences. “Hay un lugar en el que toda la gente con gran talento coincide, un lugar, y ese es el cementerio”, dijo Davis entre lágrimas.

“Me hice artista, gracias a Dios, porque es la única profesión que celebra lo que significa vivir una vida”, añadió.

Después de dedicar el premio a sus colegas, especialmente a Denzel Washington, a quien llamó “Oh, capitán, mi capitán”, habló de su familia, empezando por sus padres: “Para Dan y Mary Alice, que son el centro de mi universo, me enseñaron bien o mal como equivocarme, como amar, como sostener un premio, como perder… mis padres. Estoy tan agradecida que Dios os escogió para traerme a este mundo”.

Ante la emocionada mirada de Emma Stone, al borde de las lágrimas, terminó su discurso apuntando a su esposo y su hija. “Corazón, tú y Génesis me enseñáis cada día como amar. Sois los cimientos de mi vida”.

“Viola Davis ha sido nominada a los Emmy por ese discurso”, dijo Kimmel tras el emotivo momento.

Kimmel adelantó la sorpresa que se había preparado para unos turistas subidos a un autobús turístico, quienes ajenos a los que se les venía encima paseaban por las calles de Los Ángeles en el autocar, y se les iba a conducir hasta el interior del auditorio para que entrasen en pleno show.

Charlize Theron y Shirley Maclain entregaron el Oscar a Mejor película en lengua extranjera a The Salesman, del iraní Asghar Farhadi, quien no acudió a la gala en solidaridad con sus compatriotas, vetados por la ley de inmigración de Trump.

“Dividir el mundo entre nosotros y los enemigos, crea miedo”, dijo la persona escogida por Farhadi para recoger su Oscar y leer su mensaje de agradecimiento.

Zootopia se convirtió en la Mejor cinta de animación, y Piper en el cortometraje animado del año.

Gael García Bernal, encargado de entregar ambos junto a la actriz Hailee Steinfeld, aprovechó para reivindicar la lucha de los inmigrantes, saltándose el guión y dando las gracias a su compañera por haberle permitido hacerlo.

“Actores de carne y hueso son trabajadores migrantes. Viajamos por todo el mundo, creamos familias, construimos historias, construimos vida que no puede ser separada. Como mexicano, como latinoamericano, como trabajador migrante, como ser humano estoy en contra de cualquier forma de muro que trate de separarnos”.

Y entonces llegó la primera estatuilla de la noche para La La Land, en la categoría de Mejor diseño de producción.

Al mismo tiempo, los incautos turistas fueron conducidos por pasadizos tras bambalinas hasta el interior del teatro.

“Ahí están. Todo el mundo en silencio, bajad las luces para que los podamos sorprender”, dijo Kimmel. Las puertas se abrieron y como si estuvieran en una atracción, los anónimos visitantes fueron saludando a las estrellas y tomándose fotos con unos y otros.

El momento más divertido de la broma llegó cuando una pareja compartió su compromiso y que su actor favorito era Denzel Washington, a lo que Kimmel contestó llamando al actor y pidiéndole que casara a la pareja allí mismo.

Salma Hayek subió a las tablas del Dolby Theater acompañada del actor David Oyelowo para entregar los Oscar a Mejor cortometraje documental a The White Helmets, y Mejor cortometraje para Sting.

Sin saber nada de Donald Trump, Kimmel se preguntaba qué estaría haciendo el presidente de los Estados Unidos, así que envió ante la mirada de todos un mensaje a través de Twitter. “Hey, Donald Trump,¿estás despierto?”.

Otro de los momentos divertidos de la noche fue la explicación que ofrecieron los actores Leslie Mann y John Cho sobre como, gracias a la ciencia y la tecnología en el cine, las películas sobre el espacio “no se ruedan en el espacio”. “Al ver la película me pregunté: ‘¿estuvimos en el espacio? Tuve que recordar que en efecto no habíamos rodado en el espacio”, compartió Cho.

Javier Bardem hizo un pequeño homenaje a Meryl Streep, con quien salió a presentar el premio a la Mejor fotografía, que se llevó la cinta La La Land, el segundo de la noche.

Kimmel pasó a dedicar un apartado de la velada a los tuits desagradables que los internautas envían a los famosos a través de las redes. De esa manera Ryan Gosling, Robert De Niro, Emma Stone, entre otros, leyeron los algunos de los mensajes que habían recibido.

Seguido, John Legend deleitó a la audiencia con una delicada versión al piano de el tema central de La La Land “City of Stars”, que se alzaría poco después con el Oscar a Mejor canción original. La cinta del director de cine Damien Chazelle también se fue escogida para el premio a Mejor banda sonora, con lo que ya sumaba cuatro Oscar, hasta el momento.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

Después, Matt Damon sufrió las bromas de Kimmel, quien haciendo honor a su supuesto enfado con el actor hizo lo posible para opacar la presencia del Damon, primero por no mencionar su nombre al salir al escenario junto a Ben Affleck y presentarlo como “invitado” y después subiendo la música cada vez que a este le tocaba hablar.

Finalmente Damon pudo entregar el Oscar al guionista de Manchester By The Sea, al Mejor guión original, película en la que ejerció como productor.

En la categoría de Guión adaptado, fue Moonlight quien recibió el premio de la mano de Amy Adams.

Como la noche se estaba alargando, Kimmel pidió que llovieran “galletas y donuts”, que cayeron sobre las estrellas hambrientas. A continuación pidió café, pero para suerte de los asistentes no ocurrió nada.

Llegó el momento de conocer al Mejor director, premio que se otorgó a Damien Chazelle por La La Land. Chazelle dedicó el premio a su pareja, de quien dijo “he tenido la suerte de enamorarme mientras hacía esta película”.

Brie Larson repasó los nominados a Mejor actor, antes de darle el Oscar a Casey Affleck por Manchester by The Sea. Galardón que recibió algo aturdido por la sorpresa y que agradeció a sus padres y a Matt Damon por haber confiado en él para la tarea.

Para dar a conocer el Oscar a Mejor actriz, Leonardo DiCaprio fue el escogido, ya que fue el ganador a mejor actor el año anterior. Tras los minutos de espera, DiCaprio abrió el sobre y reveló el nombre de Emma Stone, sumando el sexto de La La Land.

Para entregar el último Oscar de la noche se reunieron dos actores legendarios Faye Dunaway y Warren Beatty, que sin querer se convirtieron en los protagonistas de la noche al entregar por error el Oscar a La La Land, aunque al poco de subir al escenario, se descubrió que el sobre que habían abierto era el equivocado y el verdadero ganador fue Moonlight.

Aunque la confusión duró un rato, y hasta la página de twitter de la Academia dio como ganadora a La la Land, tras las palabras de Dunaway.

 

Tras pedir disculpas y asegurar que sabía que la gala se iba a estropear bajo su conducción Kimmel se despidió y recordó que “tan solo es una entrega de premios”.

You May Like

EDIT POST