Celeste Rodas de Juárez
October 25, 2017 AT 02:57 PM EDT

Ser hombre y sufrir cáncer de seno es por sí ya poco usual, pero padecer esta enfermedad en compañía de una hija, es todavía más insólito. Ese es el caso de un hombre de New Jersey llamado Arnaldo Silva, de 67 años.

Según reportó People, en el 2007,  Silva se enteró que tenía cáncer de mama etapa 2, después de sentirse un bulto debajo del pezón derecho mientras se duchaba. Después de su diagnóstico, se enteró que tenía una mutación genética que aumentaban las probabilidades de padecer cáncer de pecho. Así las cosas, instó a cada uno de sus hijos se hiciera la prueba.

Vanessa, ahora de 42 años, y su hermano menor, Arnaldo III, de 38 años, ambos dieron positivo para el gen, y para Vanessa, hubo más malas noticias: Un mamograma en mayo del 2007 reveló que también tenía cáncer de mama.

Arnaldo y Vanessa Silva

“Esencialmente, mi padre me salvó la vida”, dice, “porque después de haber optado por una mastectomía bilateral, descubrieron que era peor de lo que pensaban”. Fue muy agresivo, y si no fuera por el diagnóstico de mi padre, podría no estar aquí hoy “.

Vanessa Silva

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

Vanessa Silva

Gracias a un diagnóstico a tiempo, tanto padre e hija buscaron tratamiento juntos, apoyándose mutuamente en cada fase del tratamiento de esta enfermedad: Antes y después de la cirugía para extirpar sus senos, durante la quimioterapia, en el proceso de ir perdiendo todo el cabello…

“Como hombre, es lo último que espera escuchar cuando acude al médico”, dice Arnaldo, quien trabaja como bombero, “pero soy una prueba de que esto sucede”. “Solo en este año, 3.000 hombres serán diagnosticados y 400 morirán, lo que considero inaceptable “.

You May Like

EDIT POST