Mayra Mangal
November 15, 2017 AT 01:11 PM EST

El acusado de torturar y matar al hijo de 8 años de su novia era “pura maldad” y mató al pequeño por “ser gay”.

Así  lo aseguró la fiscalía de Los Ángeles en los argumentos finales del juicio que se sigue contra Isauro Aguirre por la terrible muerte del niño Gabriel Fernández.

El menor falleció en mayo de 2013 después de soportar una “campaña de terror” de 8 meses de tortura y abuso a manos del acusado, de 37 años, y su madre, Pearl Sinthia Fernández, de 34.

El caso causó indignación después de que se supiera que los trabajadores sociales que supervisaban el hogar del pequeño supuestamente ignoraron las constantes pruebas de abuso físico y minimizaron las lesiones que sufría el menor, lo que permitió que siguiera viviendo con sus presuntos torturadores.

“Gabriel no puede entrar por esa puerta para subirse al estrado de los testigos y contarles las horribles cosas que le hizo el acusado”, dijo el fiscal Jon Hatami en su alegato final presentado el lunes. “Hay maldad ahora mismo en este cuarto y está ahí mismo”.

La autopsia del menor reveló que tenía el cráneo fracturado, costillas rotas y varias quemaduras. En su piel se encontraron enterrados balines, uno de los cuales llegó hasta uno de sus pulmones.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

El abogado defensor, Michael Sklar, alegó que su cliente había matado al niño sin premeditación, según el diario Los Angeles Daily News.

La razón de su muerte, explicó el letrado, es que el acusado “actuó enfurecido en un ataque violento de rabia” al enterarse de que el niño le había pedido a su madre que terminaran la relación.

Tras escuchar las palabras finales de la acusación y la defensa, el jurado empezó el martes sus deliberaciones y se espera que pronto emita un veredicto.

Por su parte, la madre del menor aguarda su turno para ser enjuiciada por el mismo caso.

You May Like

EDIT POST